Debido a que el paradero del ex funcionario es incierto, las autoridades manejan la posibilidad de ofrecer una recompensa

Infobae

 La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó a la Policía Internacional (Interpol) activar una ficha roja contra Emilio Ricardo Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien se encuentra implicado en el caso de corrupción de la constructora Odebrecht. Como parte de las diligencias realizadas por las autoridades mexicanas, solicitaron el apoyo de esta organización internacional, a fin de buscar y capturar al ex funcionario mexicano. Aunque la ficha roja se activó, la FGR solicitó no publicar el documento en el portal web del sitio. El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que la medida forma parte de la estrategia que lleva a cabo México para dar con Lozoya, y que desde inicios de la investigación en su contra, ya se había solicitado la ayuda de la Interpol.

“Cuando giramos las órdenes de aprehensión, también realizamos las fichas de la Interpol para todos los involucrados”, explicó Gertz en entrevista con Ciro Gómez Leyva. Anteriormente, el abogado de Lozoya Austin presentó un amparo para conocer si existe una orden de aprehensión en su contra. Dijo además, que su cliente se encuentra en el país y que está molesto porque desde hace dos años se le señala por actos de corrupción. Tras este amparo, trascendió que el juez federal en materia penal en la Ciudad de México, Juan Mateo Brieba de Castro, concedió una suspensión provisional al ex director de Pemex, a fin de resguardarlo contra una posible orden de arresto. Ante tal situación, el fiscal Alejandro Gertz aclaró durante la entrevista, que aunque un juez haya otorgado dicha suspensión provisional, Lozoya aún puede ser detenido, pues está acusado de delitos que posiblemente ameritan prisión preventiva de oficio.

Debido a que el paradero de Lozoya es incierto, las autoridades consideraron fundamental emitir la ficha roja y que ya se está buscando en los más de 190 países que son miembros de la Interpol. Incluso se maneja la posibilidad de emitir una recompensa por su aprehensión en caso de no tener noticias próximamente. Así, el ex titular de Pemex será rastreado por las autoridades de todo el mundo para enfrentar a la justicia mexicana por las acusaciones de lavado de dinero, cohecho y defraudación fiscal que hay en su contra. Las cosas se complican para el ex funcionario, quien desde hace una semana está en el ojo público, tras ser inhabilitado por 10 años del servicio público.