Kelly Bandala

Cuetzalan está conformada por construcciones de estilo neogótico europeo las cuales hacen que este pueblo mágico sea uno de los más llamativos e interesante para el ojo humano; una de estas construcciones es la hermosa e interesante Iglesia de los Jarritos.

Esta iglesia se encuentra ubicada en Aldama, col. Centro; el 12 de diciembre de 1889 se inició la construcción de El Santuario de Guadalupe (como también se conoce a esta iglesia) y concluyó 6 años más tarde, un 19 de enero.

La Iglesia de los Jarritos está inspirada en el Santuario de la Virgen de Lourdes en Louvre, Francia; estas 2 construcciones se caracterizan por tener fachadas similares en las que la arquitectura neogótica resalta; esto es algo natural pues ambas fueron dirigidas por el arquitecto Violet Le Duc.

A pesar de compartir características con el Santuario de Francia, esta iglesia se diferencia y se convierte en una particular gracias a su torre de campana pues esta es alta, esbelta y en lugar de agujas y grutescos, tiene hileras de vasijas de barro; estas últimas son las que le otorgaron al nombre popular “Iglesia de los Jarritos”. Estos detalles hacen que las tradiciones mexicanas no se olviden en toda la construcción pues es importante resaltar que la iglesia, primero que todo, es mexicana.

El interior del santuario siempre asombra a todos los visitantes ya que las bóvedas y el púlpito están hechas de maderas finas; el artista local Jesús Mora estuvo a cargo de la elaboración del púlpito, el artista pintó en el centro la imagen de la Virgen de Guadalupe, un toque que resaltó entre los demás elementos de la iglesia.

La Iglesia de los Jarritos es considerada una de las más hermosas de Cuetzalan y Puebla; sus detalles únicos hacen que, tanto creyentes como las personas que no lo son, aprecien este lugar con mucho respeto y admiración.