Infobae

El gobierno de Japón ordenará el repliegue de los navíos equipados con el sistema interceptor de misiles Aegis que mantenía cerca de la península coreana, tras reducirse el temor a que Corea del Norte lance un proyectil en plena etapa de distensión, informaron este lunes medios locales. Los buques, que permanecen en el mar de Japón (denominado Mar del Este en Corea del Sur), podrán abandonar la zona después de que el Ministerio de Defensa rebaje el nivel de alerta ante un eventual lanzamiento, aunque estarán listos para interceptar misiles en un marco de 24 horas, según recogió la agencia japonesa Kyodo. En este sentido, un portavoz de Defensa no quiso confirmar el repliegue de los navíos y aseguró que Japón “sigue preparado ante cualquier eventualidad”. Tokio mantendrá no obstante vigente la orden de interceptar cualquier proyectil que activó en 2016 en respuesta a los repetidos ensayos balísticos de Pyongyang, que son vistos como una amenaza para su seguridad, dada la cercanía de sus territorios. Las Fuerzas de Autodefensa (nombre del ejército japonés en el marco de una doctrina pacifista) también mantendrá el despliegue de los sistemas terrestres antimisiles PAC-3 que instaló en el oeste y norte del archipiélago el año pasado después de que Corea del Norte amenazara con bombardear la isla de Guam, situada en el Pacífico y perteneciente a Estados Unidos, dijo Kyodo.