El talentoso actor y standupero celebra las 200 emisiones de este cómico programa

 

Mino D’Blanc

 

.

El talentoso actor y standupero Isaac Salame es uno de los integrantes del exitoso programa Me Caigo de Risa, mismo que cumple 200 emisiones este miércoles 18 de noviembre.

Platicamos con él, gracias a las finas atenciones de la licenciada Paola García, de Televisa.

MD’B: ¿Por qué decidiste entrar al programa Me Caigo de Risa?

IS: Imagínate, yo era muy fan del programa, mismo que ya lleva muchos años, ya lleva 6 temporadas. De verdad era el único programa que veía y que lo seguía en redes y me gustaba mucho y luego entré a un proyecto de Televisa que creo que fue el primer proyecto en el que trabajé de peso para mí que fue el “Reto 4 elementos” y en base a eso, saliendo de ahí me dijeron que si no me gustaría meterme a Me Caigo de Risa”, les dije que claro que sí cuando Lalo Suárez me lo propuso.

MD’B: ¿Cuál es la aportación que le deja Isaac Salame a Me Caigo de Risa?

IS: Soy el negrito del arroz. Me gusta más ganar, siempre trato de ganar y hay veces que no lo logro, pero eso es lo que trato de aportar.

MD’B: ¿Qué has aprendido en este programa?

IS: A escuchar, a escuchar a los compañeros, a conectar en otro nivel actoral con los compañeros. Es muy rápido reaccionar a los estímulos y a las fichadas del programa, tienes que reaccionar muy rápido y esa habilidad creo que la he aprendido y es lo que valoro muchísimo de estar en Me Caigo de Risa.

MD’B: ¿Qué tanto ha cambiado tu vida a nivel personal y profesional este programa?

IS: Muchísimo; a nivel profesional ni se diga. Creo que es un proyecto súper importante de muchísimo peso y es una gran responsabilidad de estar ahí. Me siento muy afortunado de tener un buen lugar, un buen espacio en esa familia, así que profesionalmente me ha dado muchísimo, me ha pasado a otro nivel. Y personalmente me ha hecho crecer mucho en el escenario, me ha dado la oportunidad de conocer a muchísima gente interesante, muchos amigos que sé que se quedarán para siempre. Me ha dado puras cosas buenas estar en el programa.

MD’B: ¿Cuál es la anécdota que más recuerdas y que haya quedado marcada en tu vida en Me Caigo de Risa?

IS: Les gusta castigarte mordiendo un chile. Una vez que me dan un chile que estaba muy picoso… muy picoso, y después me tocó tomar un shot, el caso es que mi estómago me la jugó mal y tuve que salir corriendo en plena grabación a vomitar por ahí. Estuvo muy fuerte, me asusté mucho, pero no pasó a mayores.

MD’B: ¿Qué tanto cambió la forma de grabación con lo de la pandemia?

IS: Cambió muchísimo. Número uno en la seguridad; una de las cosas que más se sienten es el cambio del público. Antes entraban ahí al foro con nosotros, nos acompañaban a grabar casi 200 personas y ahora no pasan las 50 o 60 personas. El público ahora tiene una mascarilla y un cubre bocas. Nos hace falta todo ese público, lo extrañamos mucho. Aunque hay minoría de público presente, pero no es lo mismo. Eso fue un cambio duro e importante. Obviamente todos los protocolos de seguridad que son de altísima exigencia; estamos todo el tiempo cuidándonos, tratamos de tomar la menor cantidad de riesgos, de la manera más controlada. Hay juegos que tuvieron que quitarse porque eran de alto riesgo de contagio. Esta pandemia vino a transformar absolutamente todo, cada rincón de la forma en que vivíamos la vida.

MD’B: ¿Han pensado en alguna temporada para este programa?

IS: Siempre pensamos en una nueva temporada, seguramente la tendremos, porque la gente está feliz. La gente está muy contenta viendo el programa. Nos llegan mensajes de todos lados con muchísima buena onda y estoy seguro que faltan muchas temporadas. 

MD’B: Nacido en España, con ascendencia musulmana, hecho artista en México.

IS: Nací en Madrid, pero a los 4 días llegué a México, así que qué te digo, Creo que conocí el taxi y el camino al aeropuerto.  

MD’B: ¿No te costó trabajo dedicarte a la artisteada cuando por lo general, las personas que tienen la ascendencia y por ende la ideología que tienen los musulmanes, se dedican a otras cosas, a otros negocios?

IS: Sí, para toda mi gente siempre fue como una especie de sorpresa que decidiera yo por este camino de la comedia. Ayer estaba escuchando a Hamilton que ganó el premio de la Fórmula 1 y que decía que sí se pueden lograr los sueños; que lo que él planeó lo logró, y yo creo que se puede ser exitoso en cualquier ámbito, en cualquier área. Obviamente nadie de mi familia es comediante, soy el primero, pero igual cuesta el mismo trabajo que llevar una empresa o cualquier negocio.

MD’B: ¿Qué te llevó a la actuación? ¿En qué momento decidiste ser un actor, ser un standupero y contar tus historias de vida o las historias de vida de otros?

IS: Siempre es muy personal la comedia que yo hago, siempre trata de mí, de cómo yo veo las cosas, de cómo yo veo el mundo, es totalmente personal. Ya llevo mucho tiempo en esto del standup. Yo creo que me enamoré de las artes escénicas desde que creo que tendría 8 años e hice mi primera obra de teatro y me acuerdo que encantó estar allá arriba. Fue en mi graduación de tercero o cuarto de primaria. Era una obra de una historia muy bíblica; hay un pasaje de la Biblia que habla de cuando Dios estaba buscando quién se quedara con sus mandamientos, entonces hicimos una obra de esa parte en la que Dios propone al pueblo de Israel el quedarse con sus preceptos. Era de la Biblia literal. Estudié en un colegio judío. La comedia se me dio desde pequeño. En la escuela recuerdo que teníamos dos recreos; uno era de media hora y luego otro que duraba 15 minutos, entonces en el de media hora daba tiempo de jugar futbol, pero en el de 15 lo que se armaba eran shows que dábamos otro amigo de standup en un salón. No sabíamos lo que estábamos haciendo, pero imitábamos maestros, hacíamos sketches, vacilábamos y desde entonces, toda la secundaria y toda la prepa ya me gustaba, ya era yo el chistosito del salón, hasta que salí y dije que ya me tenía que poner a trabajar en algo serio y dejar esto por el bien. También me atrapó cuando los pioneros, los que antes que yo empezaron a hacer standup los vi en el Café 22 que estaba ahí por La Condesa y dije “wow, yo me acuerdo que me gustaba todo eso” y fue ahí donde empecé a hacer eso y de ahí no salí. Estudié actuación en el CEA y después de la carrera me salí del ámbito, dejé la carrera y hasta que volví a ver el standup que dije que debía retomar esto que tanto me gusta y ahí empezó. Te hablo de hace unos 10 u 11 años, fácil.

MD’B: ¿Cuál es el sello que te diferencia de todos los demás standuperos y por qué?

IS: Que no digo groserías, esa puede ser una diferencia. Mi comedia es muy incluyente; la puede disfrutar desde la abuelita, la mamá y la hija al mismo tiempo. Creo que en eso me concentro mucho y trato de que sea así para que sea una comedia sana y blanca.

MD’B: ¿Te gustaría participar en telenovelas?

IS: No he hecho telenovelas; se me antoja mucho esa experiencia de trabajar y tener eso en mi historia de vida, se me antoja mucho hacer una telenovela, pero me gustaría de galán y no sé si lo logre, porque está muy guapo el Sebastián Rulli (ríe). Sí tomaría un papel en una telenovela de lo que me den, hasta de San Martín de Porres.

MD’B: ¿Por qué el público tiene que seguir a Isaac Salame?

IS: Porque se van a divertir, porque van a aprender muchas cosas, porque siempre estoy pendiente de compartir cosas interesantes, entretenidas y ser una buena opción de sus redes sociales.

El especial de los 200 programas de Me Caigo de Risa se transmitirá hoy miércoles 18 de noviembre por Canal 5.