BBC Mundo

Este jueves se desató un incendio en el mismo lugar en donde ocurrió la mortal explosión en Beirut hace un mes. El gobernador de la capital del Líbano pidió a las personas no circular por la zona y la Cruz Roja local indicó que no hay riesgo de que se repita algo similar a la explosión del 4 de agosto que cobró la vida de 190 personas.

El puerto de la capital libanesa registró ayer un enorme incendio en una zona cercana al lugar donde hace un mes se produjo una gigantesca explosión.

Según la agencia Reuters, el fuego, que ha producido una columna de humo visible en toda la ciudad, se inició en un almacén de gasolina y neumáticos.

Las autoridades libanesas indicaron que no hay riesgo de una explosión.

Según los medios locales, las empresas con oficinas cerca del puerto les han pedido a sus trabajadores que abandonen la zona.

Este incendio se produce poco más de un mes después de que las instalaciones del puerto de Beirut y sus alrededores resultaran devastados por la explosión de un depósito con 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

La detonación que sacudió la capital libanesa y cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo, dejó un saldo de cerca de 200 muertos y más de 5.000 heridos, y se sintió incluso a 240 kilómetros de su epicentro, en la isla de Chipre.

En redes sociales aparecieron videos que mostraban una gran columna de humo.

Se están realizando esfuerzos para extinguir las llamas de este gigantesco incendio, en cuya extinción participarán helicópteros del ejército, según el comunicado.

 

Aumentan a 190 los muertos por la explosión en Beirut de hace un mes

 

Las autoridades libanesas elevaron el miércoles a 190 la cifra de muertos y a más de 6,500 la de heridos por la explosión de 2,750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut que asoló parte de la capital el pasado 4 de agosto.

La unidad de gestión de riesgo de desastres del Consejo de Ministros del Gobierno interino indicó también en un informe publicado en Facebook que tres personas continúan desaparecidas, aunque el sábado el Ejército había anunciado que eran siete, entre ellas tres sirios y un egipcio.

Según el informe, 300,000 personas están sin hogar como resultado de la deflagración del fertilizante que llevaba seis años almacenados sin custodiar y más de 50,000 casas fueron dañadas, mientras que nueve hospitales fueron afectados y sólo uno de ellos está operando ahora de nuevo al 100 %.

Asimismo, estimó en 15.000 millones de dólares las pérdidas por la explosión, una cifra que ya reveló el presidente del Líbano, Michel Aoun, a los pocos días del suceso.

Está previsto que Aoun hable este domingo a la nación a las 20.30 hora local (17.30 GMT) a dos días de que el Líbano celebre el centenario de la creación del país.

El mandatario reconoció días después de la explosión que había sido informado de la existencia de “una gran cantidad” de nitrato de amonio en el principal puerto del país mediterráneo.

Asimismo, ha fijado para mañana el inicio de las consultas parlamentarias para designar a un nuevo primer ministro y el gobierno, después de que el gabinete de Hasan Diab renunciara seis días después del desastre.

Varios países occidentales, comenzando por Francia, la antigua potencia colonial, han ofrecido su apoyo al país tras la tragedia del puerto y distintos altos cargos lo han visitado, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, que regresará de nuevo a Beirut el lunes por la noche, aunque su programa oficial comenzaría en este mes de septiembre.