Espinosa Torres evidenció a Gerardo Islas de haber condicionado la entrega de cuartos y viviendas afectadas por el sismo en la Mixteca Poblana a cambio de votos

Dulce Gómez

José Juan Espinosa Torres, presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, evidenció al diputado de Nueva Alianza, Gerardo Islas Maldonado, de haber condicionado, mientras era secretario de Desarrollo Social estatal, la entrega de cuartos y viviendas afectadas por el sismo en la Mixteca Poblana a cambio de votos. Al acusarlo de “lucrar con el dolor ajeno”, el diputado petista desenmascaró al legislador de Nueva Alianza, quien intentó invitar al resto de los diputados a abrir un centro de acopio en apoyo a los damnificados de Sinaloa por las lluvias, cuando ni siquiera era una facultad del Congreso del Estado. “Yo lamento mucho que un tema tan lógico como abrir un centro de acopio sea sujeto a discusión, y mucho menos estoy de acuerdo en que el diputado Gerardo Islas venga a decir mentiras, porque si hubiese sido un acuerdo de la Junta de Gobierno, hubiese estado enlistado en la orden del día y no se hubiera abordado en asuntos generales. Yo le pido al propinante que sea responsable en sus dichos”, destacó. De este modo, José Juan le exigió a Gerardo Islas no “lucrar con la desgracia ajena”, e incluso lo tachó de mentiroso. “Dejen de lucrar con el dolor ajeno, no es necesario pasar por el Pleno la apertura de un centro de acopio”, recalcó en un tono molesto. El diputado petista aprovechó para recordarle a Islas Maldonado que cuando fue secretario de Desarrollo Social Estatal, únicamente aprovechó su puesto para condicionar la entrega de viviendas y cuartos a familias que resultaron afectadas por el sismo del 19 de septiembre. “Ya hizo mucho usted como secretario de Desarrollo Social en su momento, lucrando en momentos difíciles en la Mixteca Poblana, está todo documentado. Usted (Gerardo Islas) condicionaba los cuartos y casas afectadas a cambio de votos”, recalcó.

LO QUE GERARDO ISLAS NO SABE DEL SISMO

Ha pasado más de un año desde el terremoto de 7.1 grados Ritcher que devastó a gran parte del sur del Estado y que dejó a cientos de pobladores de la Mixteca Poblana viviendo en situaciones precarias. A pesar de la movilización de autoridades, la gran mayoría de los afectados vive en el olvido. Cifras oficiales, emitidas por Protección Civil del Estado de Puebla, informaron que tras el incidente, más de 12 mil viviendas resultaron afectadas, al igual que más de 500 inmuebles históricos y cientos resultaron con algún tipo de daño. La mayoría de los afectados se encuentran en municipios del sur de Puebla, en la zona conocida como la Mixteca Poblana y a quienes se les prometió ayuda para resanar sus hogares o volver a construirlos para quienes lo perdieron todo. En el mes de enero, el entonces secretario de Desarrollo Social de Puebla, Gerardo Islas Maldonado, anunciaba un gran avance en los trabajos de reconstrucción. Tras su salida, por buscar una diputación, en representación de Izúcar de Matamoros, se dio a conocer la existencia de un presunto desvío de apoyos. Hasta el mes de julio, Eugenio Mora Salgado, comisionado para la reconstrucción en Puebla, reveló que aún faltaban 764 tarjetas Bansefi por entregar a beneficiarios, como parte de la reconstrucción; el 70 por ciento pertenecía a la zona de Izúcar de Matamoros. Una de las zonas que menos apoyo ha recibido es San Lucas Colucán, comunidad ubicada entre las zonas de extrema pobreza del municipio de Izúcar, y con cerca de 60 damnificados, quienes a la fecha, siguen sin recibir ningún tipo de apoyo. Testimonios recopilados por el Consejo Ciudadano de Damnificados por el sismo del 19 de septiembre han expuesto la herida que aún se mantiene abierta entre pobladores, quienes han tenido que derrumbar sus casas y pasar a vivir en la pobreza extrema. Aunado a esto, revelaron ser víctimas de la mala labor de personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), quienes realizaron el censo para conocer el número de inmuebles dañados y que evaluaban a los afectados por tener casas de dos pisos para saber si contaban con recursos económicos suficientes. Tal es el caso de Micaela Fuentes Sánchez, quien vive en la junta auxiliar de San Lucas Colucán, en Izúcar de Matamoros, personal de la Sedatu se rehusó a revisar su vivienda para otorgarle algún apoyo, ya que su casa era de dos pisos, por lo que consideraron que no necesitaba ayuda. Por otro lado, algunos pobladores que fueron engañados con el monto que se les otorgaría, como parte del seguro contra desastres, contratado por el Gobierno del Estado, terminaron no sólo perdiendo sus casas, también el apoyo y los materiales que usarían para construir su hogar. Ernestina Bravo vive en el Barrio de San Juan Piaxtla, tras el terremoto, su casa sufrió daño total y le otorgaron un folio para recoger una tarjeta con dinero. Sin embargo, al recogerla su estatus cambió a parcial y sólo le proporcionaron 15 mil pesos. Tuvo que acoplarse a eso, invirtió 8 mil pesos para demoler su casa y ocupó el sobrante para comprar material, que debido a la alta demanda, tuvo un exagerado aumento de precio. Debido al clima, el material se echó a perder, y con ello, su esperanza de un nuevo hogar.

Ahora vive entre láminas y plástico. Existen más casos documentados por medios locales en comunidades como San Nicolás Tolentino, donde la ayuda vino de asociaciones civiles y no de autoridades del gobierno. En esta zona, autoridades negaron la ayuda debido a que la superficie afectada no cumplía con la dimensión de espacio para hacer el tipo de modelo de casa que habían diseñado. Caso similar fue el de Juana Reyes Balbuena, damnificada desde el sismo del 7 de septiembre del 2017, con ese sismo su casa, ubicada en la calle Defensores del Agua, número 6 del Barrio de Santa Cruz Tecoxco, se cuarteó, para el 19-S su casa comenzó a caerse en pedazos. Aunque personal de la Sedatu revisó su casa en dos ocasiones, no le fue otorgado un folio y continúa esperando la llegada de apoyos del gobierno para comenzar con la reconstrucción, una realidad que muchos poblanos viven a pesar de las declaraciones de funcionarios públicos que afirman tener un compromiso con la ciudadanía. Cabe recordar que, Gerardo Islas fue nombrado presidente de la Comisión Especial de Seguimiento del Sismo, a pesar de su ineficiencia frente a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), y tanto diputados como el presidente del Congreso lo han señalado por condicionar la reconstrucción de las casas afectadas por votos, como lo expuso esta casa editorial en pasadas ediciones.