Familiares, amigos y decenas de pobladores le dieron el último adiós en el panteón de su comunidad natal

Infobae

Familiares, amigos y decenas de pobladores de Nuevo Necaxa de Canadita, municipio de Juan Galindo, Puebla, dieron el último adiós a Ingrid Escamilla, la joven que fue asesinada y desollada el domingo por su pareja sentimental Erick Francisco “N”, en un departamento de la colonia Vallejo en la alcaldía Gustavo A Madero. A las 13:00 horas se realizó una misa de cuerpo presente en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de ese municipio serrano. La joven de 25 años, que tenía una maestría en Administración de Empresas Turísticas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y era famosa en esta comunidad debido a que en 2013 ostentó el título de reina de belleza, por lo que los pobladores no dudaron en acudir a la iglesia y formar parte del cortejo fúnebre. Su infancia fue complicada.

Su madre la abandonó a ella, a su gemela, y a sus otras tres hermanas cuando era muy pequeña, por lo que su padre se hizo cargo de toda la familia, hasta que falleció hace casi cuatro años. Ingrid aprovechaba toda oportunidad para recordarlo. “Que increíble aventura fue tenerte en mi vida, una persona que pudo repartir su amor en cinco personas, que entregó todo cuando no tenía nada, que regaló momentos felices, supo mantener a su familia unida, que nunca…”, escribió el 26 de junio del 2018, día en que habría sido el cumpleaños de él. Este lunes la hermana gemela de Ingrid acudió a la Ciudad de México a reclamar su cuerpo. Ya en 2019 la joven había denunciado en la alcaldía Gustavo A Madero a Erick Francisco por violencia, sin embargo, decidió darle otra oportunidad y no siguió con el proceso en su contra, situación que a la postre le costó la vida. La violencia que padecía Ingrid al lado de Erick Francisco “N” no se reflejaba en sus redes sociales en donde gustaba de subir fotografías de Puebla y la Ciudad de México, así como de ella posando sonriente en diferentes lugares. Incluso subió imágenes de cuando ella participó como voluntaria en la reconstrucción tras los terremotos de 2017.