El Cachetes precioso

Por si la pintoresca política poblana no tuviera suficiente con el escándalo del gober precioso y toda la vapuleada de la que fuimos objeto los poblanos por los excesos del ex gobernador, hoy, hay que sumarle el término “huachicolero” al desprestigio de nuestro estado. De qué tamaño será la desfachatez de Othón Muñoz, mejor conocido como El Cachetes, que, muy campante de la vida, se deja retratar en público, acompañado de personas poco honorables como Mario Marín y su Frankenstein, candidato a diputado federal, Ramón Fernández Solana.

El colmo del cinismo con el ex gobernador Marín, quien, sin pudor alguno, opera abiertamente para Morena y el PRI. Qué pensarán los poblanos cuando vean la fotografía en la que aparece con El Cachetes, Ramón Fernández Solana, Jorge Mendoza Velarde y Ricardo Urzúa, todos, bajo el cobijo del héroe de esta película papá… (Marín dixit) Sería una aberración que el esbirro de Marín, Ramón Fernández, ganara la elección; sobre todo, porque es un sujeto con nula preparación académica; es cuestión de buscar en la Dirección General de Profesiones, donde se cuenta que no aparece ningún título de licenciatura con su nombre. ¿Será acaso que es parte de La Familia Burrón del marinismo? Con estos candidatos a legisladores nos tocó lidiar a los poblanos. Tal vez, por eso, los poblanos estamos como estamos.

 

Armenta, el redentor Como si fuera Andrés Manuel López Obrador, el candidato al Senado por Morena, Alejandro Armenta Mier, en una declaración cínica e irresponsable, decidió absolver los conflictos de interés y corrupción del hermano de Miguel Barbosa, quien fue beneficiado con contratos de obra pública por cantidades millonarias. “No hay comparación entre lo que es el hermano de Barbosa con lo que hacen otros políticos”. (sic) De ese nivel la declaración del Mesías de Acatzingo. Aprendió rápido los dones de purificación, es un líder y pastor AMLO. Probablemente esto explique, su comportamiento los terrenos que no declaró en su 3 de 3. Porque comparándose con otros políticos lo que el robo es poquito.