La soberbia de Morena

En campaña, hay cosas que no se deben y no se pueden hacer, entre ellas, pecar de triunfalista y no hacer proselitismo. Los de por sí cortos procesos electorales, no permiten a los candidatos recorrer, en su totalidad, sus respectivos distritos, municipios y estados. Parte de las incontables reformas electorales estriban en acortar los tiempos. Aun así, hay candidatos que prefieren desaprovechar la oportunidad de caminar, presentar sus propuestas y, sobre todo, acercarse a sus electores ante un panorama sui géneris La ola que trae consigo el efecto AMLO, ha hecho que candidatos como Antonio Villarroel García haya decidido que es más importante ir al partido de México contra Alemania en Rusia. Ante este exceso de confianza del aspirante a edil de Atlixco, que, dicho sea de paso, es una de las ciudades más importantes de la entidad por su rentabilidad electoral y económica, sería interesante saber qué opina su candidato presidencial. Toda vez que su partido, Morena, pregona valores de austeridad republicana. Además de que se contrapone a las declaraciones de la vocera, Tatiana Clouthier, en el sentido de exigir a sus candidatos que suden la camiseta y busquen ganarse el voto de la gente y no se confíen en la campaña de Andrés Manuel López Obrador. El regalo que Villarroel le ha dado a sus adversarios, entre ellos, Antorcha Campesina, seguramente le cobrarán factura, si no es así, el nivel de fanatismo habrá alcanzado niveles insospechados.