Infobae

Con casi 1.000 años de antigüedad, fragilizado por numerosas pequeñas degradaciones a lo largo de sus 70 metros, el tapiz de Bayeux, una joya histórica que narra la conquista normanda de Inglaterra, será restaurado en el noroeste de Francia.

“Es una vieja dama, de casi mil años, una tela de lino muy fina bordada con lana y con múltiples degradaciones. Toda manipulación de la obra en su estado actual podría alterarla de nuevo. Esta es la principal razón” de su restauración en 2024, explica a la AFP Antoine Verney, conservador jefe del museo de Bayeux (noroeste francés), donde se halla este “monumento”.

Como si se tratara de un cómic de tela, el tapiz narra los preparativos y la conquista de Inglaterra por Guillermo, duque de Normandía, entre 1064 y 1066.

En enero de 2020, ocho restauradoras, conservadoras especializadas en textil inspeccionaron cm a cm, a razón de un metro diario cada una, el tapiz del siglo XI, clasificado como Memoria del Mundo por la UNESCO y probablemente concebido en Canterbury, en el sureste de Inglaterra.

Las reparaciones pasadas, las últimas fechan de 1870, y “las dimensiones excepcionales de esta obra dan la impresión de que se halla en un buen estado de conservación”, pero “el estado estructural de la tela, que sostiene los bordados, es muy frágil y preocupante”, según el informe de las restauradoras.

París y Londres abordaron en 2018 un “eventual préstamo” al Reino Unido y aunque “por ahora no se ha tomado ninguna decisión” al respecto, el informe “mostró que la obra no puede ser transportada antes de ser restaurada”, indicó a la AFP la Dirección Regional de Asuntos Culturales.

La reparación está prevista al mismo tiempo que la reconstrucción del Museo de Tapicería, a partir del otoño boreal de 2024, durante al menos 18 meses.

Antes de la crisis sanitaria, el tapiz atraía a 400.000 visitantes anuales, de los cuales 70% extranjeros. Su restauración está “evaluada hoy en 2 millones de euros” (unos 2,4 millones de dólares), según el Estado.

La restauración no tiene como objetivo limpiar todas las manchas ni borrar todas las degradaciones puesto que esto podría dañar todavía más la tela. Se trata más bien de “estabilizar” la obra.

Algunas alteraciones incluso tienen un interés histórico, como los restos de cera que podrían proceder de los cirios de la catedral de Bayeux, donde el tapiz se expuso en el siglo XV.