Los tres atacantes formaban parte de un grupo delictivo dedicado al robo a transeúnte y casa habitación en la alcaldía de Miguel Hidalgo

Huffington Post

Uno de los atacantes salió gateando de la casa del cardenal Norberto Rivera tras recibir balazos por parte del escolta José Javier Hernández Nava. Eran las 15:01 horas del domingo 21 de octubre, las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la casa del cardenal Norberto Rivera muestran a un hombre de boina y a otro sujeto de saco gris que llegó con un sobre amarillo en las manos fingiendo ser un mensajero y toca la puerta. Una persona abre la puerta y el hombre de saco entrega el sobre. Segundos después, se acercan dos cómplices con las armas desenfundadas. A las 15:02 horas, se ve a uno de los atacantes, que viste camisa azul y una prenda que le cubre la cara, correr hacia la calle; detrás de él viene el sujeto de saco. En el estacionamiento se enfrentan a tiros con el escolta José Javier Hernández Nava, que pertenecía a la Policía Bancaria e Industrial y fue quien evitó que los atacantes llegaran más lejos mientras trataba de protegerse detrás de una camioneta. 15:03 horas, se ve salir al último individuo de la casa, herido y gateando por la calle. Se sube a una camioneta y huye.

El agente de 41 años murió en el hospital debido a los impactos de arma de fuego que recibió en el pecho, rostro y pierna. De acuerdo con Excélsior, los sujetos llevaban camionetas con placas sobrepuestas para evitar ser rastreados por las autoridades, por ello, agentes de la SSP y de la Procuraduría de Justicia de Ciudad de México (PGJCDMX) buscaron, en un principio, las unidades equivocadas. Las camionetas que usaron los agresores eran una RAV4, pero tenía las placas NCV6954, de una camioneta Nitro; y una Volvo verde con placas MXB4933, que en realidad pertenecían a una Explorer. El jefe de gobierno de Ciudad de México, José Ramón Amieva, señaló que tanto el individuo que está internado en el Hospital de Traumatología y Ortopedia de Lomas Verdes en Naucalpan, Estado de México, como sus dos cómplices, formaban parte de un grupo delictivo dedicado al robo a transeúnte y casa habitación en la alcaldía de Miguel Hidalgo, el cual en su momento fue desarticulado, pero se reagrupó para nuevamente delinquir.