La SRE también informó este sábado que los restos mortales de la migrante asesinada por policías municipales ya fueron repatriados El Salvador

Expansión Política 

Cuatro policías municipales de Tulum, Quintana Roo, fueron vinculados a proceso por el presunto feminicidio de Victoria Salazar Arraiza, la migrante originaria de El Salvador que murió la semana pasada tras ser detenida y sometida por los elementos de seguridad por supuestamente “alterar el orden público”.

La Fiscalía General de Quintana Roo informó que un juez de control ordenó este sábado la vinculación a proceso de Miguel “C” Juan “C” Raúl “L” y Verónica “V”.

De acuerdo con la información, las Fiscalías Especializadas en la Investigación del Delito de Homicidio y la de Feminicidio entregaron datos de prueba que permitieron fijar la prisión preventiva como medida cautelar.

Además, el juez otorgó cuatro meses de investigación complementaria a los fiscales que llevan el caso.

Este sábado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) también informó que se llevó a cabo el traslado aéreo a El Salvador del cuerpo de Salazar Arriaza, así como de sus dos hijas menores de edad, quienes fueron entregadas por las autoridades de la Procuraduría de Protección a Niños, Niñas, Adolescentes y la Familia del estado de Quintana Roo a la madre de la fallecida, quien había viajado a México para tal efecto y quien también retornó a su país.

El embajador de México en El Salvador, Ricardo Cantú, recibió a la madre de la fallecida y a sus hijas en el aeropuerto de San Salvador y coordinó la entrega del cuerpo de Victoria Salazar a las autoridades salvadoreñas.

El caso de Victoria

Victoria Esperanza, de 36 años y residente en México con una visa humanitaria desde 2018, fue asesinada víctima de abuso policial en Tulum.

Salazar tenía dos hijas, la mayor de las cuales, de 16 años, estuvo desaparecida durante unas horas entre este martes y miércoles.

Mientras, la hija pequeña estuvo resguardada en un albergue público tras haber sufrido abusos de la pareja sentimental de su madre, el cual fue arrestado el martes.

El deceso de Salazar, grabado en video, ha causado indignación en ambos países y motivado protestas de organismos internacionales y grupos que acusan a las fuerzas de seguridad mexicanas de racismo y misoginia, además de reclamos de El Salvador.

Varias agencias de la ONU, como la OIM, Acnur y la ONU-DH, condenaron en estos días el asesinato de la mujer y pidieron a las autoridades una investigación “pronta e imparcial”.

Apenas este viernes alrededor de 400 mujeres protestaron en la Ciudad de México por el feminicidio de Victoria Salazar, donde se registraron destrozos y enfrentamientos con mujeres policías.