Mitzi Barragán De la Llave

Como les comenté en la entrega anterior, octubre será un mes dedicado a las mujeres y la importancia que despiertan como agentes de cambio positivo, pero también como personajes sobresalientes en la historia. Justo el pasado 17 de octubre se conmemoró el día en que las mujeres accedieron a emitir su voto en México, pero para poder haber llegado a eso, ¿qué tuvieron que pasar? Y, sobre todo, ¿qué cambió política y culturalmente para nosotros?

Para contextualizar un poco, ese logro tuvo lugar en los años 50’s, por lo que implicó una victoria política y cultural, que hoy en día la seguimos viendo. El derecho de las mujeres a poder emitir un voto, visibilizó el papel de la mujer en la sociedad, pero también reconoció el protagonismo nato que tenemos y su contribución a mejorar una sociedad incluyente pero también transmitió el antecedente de que todas y todos, sin diferencia alguna tenemos los mismos derechos. 

Ese logro lo debemos entender como el principio del empoderamiento femenino, mediante el acceso a la toma pública de decisiones, lo que permitió la elaboración de leyes que garantizaran derechos plenos e iguales, asimismo, significó una “llave” para la participación plena e igualitaria en la toma de decisiones en todos los niveles.

El feminismo, lo debemos entender como un proceso de construcción, apoyo, protección y empoderamiento mutuo entre mujeres para mujeres, donde les debemos agradecer a todas nuestras antecesoras, la apertura y construcción de una sociedad más igualitaria, desde la obtención de ciudadanía y propiedad privada, derecho a la educación, hasta el día de hoy para poder incidir en las tomas de decisiones en la vida pública. Por lo anterior, en pleno año 2020, las invito a que todas nos asumamos feministas y estemos orgullosas por ello.