El derrumbe provocado por las lluvias sepultó casi una treintena de casas en el pueblo de Ye Pyar Kone

AFP

Un derrumbe de tierra provocado por las lluvias torrenciales del monzón en el este de Birmania causó al menos 41 muertos, anunciaron este sábado las autoridades, mientras los rescatistas seguían buscando a decenas de desaparecidos. Imágenes aéreas mostraban la ladera de una montaña cubierta de barro que se desprendió el viernes por la mañana sobre el pueblo de Ye Pyar Kone, en el estado de Mon, llevándose por delante 27 casas. Unos 47 heridos fueron rescatados, según fuentes oficiales. Los socorristas trabajaron durante toda la madrugada y el sábado durante el día para tratar de encontrar supervivientes. Evacuaron a numerosas víctimas, cargando sus cuerpos dentro de bolsas de plástico azul en la parte trasera de un camión. Las autoridades siguen sin haber localizado a 80 habitantes de la localidad afectada, cuya población es de 169. Algunos de ellos quizás se encontraban fuera del pueblo durante el incidente.

Imágenes aéreas mostraban destrozos en los tejados y otras partes de las casas que se vieron afectadas por el deslave. También aparecían camiones volcados, lo que refleja la fuerza del corrimiento de tierras. Htay Htay Win, de 32 años, sigue sin conocer el paradero de sus dos hijas y otros cinco miembros de su familia. Ella sobrevivió a la catástrofe ya que había salido de casa para ir a ver los efectos de las inundaciones en una parte inferior de la montaña. “Escuché un enorme ruido y cuando me giré vi mi casa cubierta por el barro”, recuerda. Por su parte, Tin Hay y su familia que lograron escapar por los pelos ante el desprendimiento de tierra. Luego intentó ayudar en las tareas de rescate. Logré salvar a una mujer y dos niños que quedaron atrapados en un coche, pero no pude rescatar a los dos otros pasajeros”, explicó. Un templo en una ladera se vio prácticamente cubierto de tierra, pero la cúpula dorada de la pagoda quedó a salvo y ahora parece una isla en medio de un océano de barro. Cada año se producen en Birmania durante la estación de los monzones importantes lluvias torrenciales que obligan a evacuar a miles de habitantes y provocan deslaves mortales. En la aldea de Shwegyin, en la región de Bago (sur), solo se veían los tejados de las casas.