Exclusivas Puebla

Alejandro N. fue vinculado a proceso por el artero asesinato de su esposa de 28 años de edad, crimen que cometió frente a sus tres hijos en calles de la colonia Concepción La Cruz, perteneciente al municipio de San Andrés Cholula. Fue durante la audiencia pública celebrada ayer jueves en la Casa de Justicia, que un Juez de Control encontró suficientes elementos de prueba, presentados por la agencia del Ministerio Público, para poder iniciar un procedimiento legal en contra de este hombre, quien además está acusado de cohecho, ya que en su detención intentó sobornar con 500 pesos a los oficiales para no pisar la cárcel. Cabe recordar que la noche del pasado 15 de marzo, la víctima se encontraba en una de las esquinas de la calle Venustiano Carranza de la citada colonia, vendiendo pan, tal y como lo hacía ya desde hace mucho tiempo. Rocío estaba acompañada de sus tres hijos, todos menores de edad (el mayor tan sólo tenía 6 años de edad); en ese instante tenía una pareja de esposos a su lado, a quienes atendía en un pedido, cuando llegó Alejandro muy alterado y casi gritándole. Empezaron a discutir, y aunque la mujer seguía despachando a la pareja, Alejandro no dejaba de manotear el sencillo puestecito de pan en el que cada noche Rocío trabajaba para mantener a sus hijos.

La situación se complicó más cuando su esposo se alteró al no ver una respuesta satisfactoria a sus reclamos y la empezó a jalonear, la obligó a dejar de despachar a la pareja y fue a partir de ese instante que, sin importarle que dos de sus hijos lloraban, debido al miedo que les había infringido su padre al verlo tan enojado, Alejandro empezó a golpear a la mujer sin piedad alguna, incluso, pese a los reclamos de esos dos clientes, a los que Rocío nunca terminó de despachar. Ella intentó protegerse y refugiarse con sus hijos, pero Alejandro se lo impidió hasta lograr que cayera al suelo, ya en el piso, Alejandro aprovechó para sentarse sobre ella y sacando un arma punzocortante, tipo navaja, la apuñaló en varias ocasiones. La acción de ese hombre generó el pánico de la pareja de esposos, que no daban crédito a lo que veían, y que al mismo tiempo pedían ayuda a gritos. Ante tal llamado, acudieron algunos vecinos para auxiliar a la desesperada mujer que yacía en el suelo, Alejandro, al ver acercarse “una multitud”, se puso de pie reaccionando como desquiciado, lo que dejó perplejos a las personas que acudían en ayuda de la víctima, fue entonces cuando emprendió la huida. Los demás se acercaron a Rocío, que agonizante pedía la ayudaran, al tiempo que testigos de los hechos llamaban a los servicios de emergencia. A su llegada, paramédicos ya no pudieron hacer nada por la infortunada mujer, pues ya no presentaba signos vitales. Lo anterior, ante el llanto imparable de las tres criaturas, quienes presenciaron el acto y con desesperación gritaban a su papá que la dejara en paz. El hombre fue detenido al día siguiente en Cacalotepec, se había refugiado en casa de uno de sus amigos y se dirigía al parecer a una clínica para atenderse una herida que se hizo cuando apuñaló, en más de cinco ocasiones, a su esposa.