Infobae

 Un comprador particular adquirió la presunta pistola con la que se suicidó en 1890 el pintor holandés Vincent Van Gogh, por la que pagó en una subasta 182.000 dólares, muy por encima de las expectativas que rondaban entre los 45.000 y los 67.000 dólares. Hasta 18 veces se pujó por este revólver Lefaucheux, encontrado hacia 1960 por el cultivador del campo donde supuestamente se quitó la vida el genio del impresionismo, según indicó la casa de subastas parisiense Drouot en un comunicado. Un portavoz señaló a la agencia EFE que el comprador fue “un particular”, sin dar más precisiones sobre su identidad. “La puja ha estado a la altura de la expectativa creada por este arma legendaria. El interés internacional suscitado por esta venta muestra el mito que rodea a Vincent Van Gogh”, declaró el comisario de la venta, Grégoire Veyres. Drouot expuso estos últimos días el arma y defendió la autenticidad de la misma, pese a las dificultades que supone conocer la realidad de un revolver que se perdió el día en el que se disparó por última vez y solo fue encontrado 70 años más tarde. Según la casa de subastas, el calibre del revólver, de 7 mm, coincide con el de la bala encontrada en el cuerpo de Van Gogh y su gatillo está en posición abierta, lo que significa que acababa de ser disparada. Además, el mal estado del Lefaucheux se explica por el hecho de que haya permanecido bajo tierra.