Casi dos millones de poblanos carecen de seguridad social y prestaciones de ley

Eduardo Sánchez

Las cifras sobre empleo informal en el estado de Puebla no han descendido en los últimos dos años, y en lo que va de 2018 ya se han contabilizado más de un millón 971 mil 421 personas que carecen de seguridad social y prestaciones a las que se tienen derecho por realizar una actividad laboral. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al segundo trimestre del 2018 se indica que en la entidad la población en edad de trabajar (15+) es de 4 millones 691 mil 319. De esta cifra, la población económicamente activa es de 2 millones 812 mil 501, y el 72 por ciento labora en la informalidad, es decir, alrededor de millón 971 mil 421 personas tienen un trabajo no protegido, entre los que se encuentran los trabajadores independientes, los vendedores ambulantes, las trabajadoras de servicio doméstico, los limpiavidrios, entre otros.

AMBULANTES EN LA CIUDAD DE PUEBLA

En Puebla capital se han contabilizado cerca de 2 mil vendedores ambulantes que han invadido las calles del Centro Histórico, afectando al tránsito vehicular y los ingresos de comerciantes formales, quienes han reportado bajas en las ventas. Cabe mencionar que, de acuerdo con el último reporte entregado por la anterior administración de Luis Banck Serrato, en el centro de la metrópoli se pudo contabilizar la presencia de mil 23 vendedores, sin embargo, vendedores formales consideran que la cifra supera los 2 mil. De acuerdo con denuncias de la Cámara Nacional de Comercio en Puebla (Canaco), en los primeros 15 días del actual Ayuntamiento, los comerciantes ambulantes han aprovechado para invadir más el CH. Rafael Herrera Vélez, presidente de ese organismo, consideró que la administración municipal está incurriendo en omisión al no tener como prioridad el retiro del ambulantaje. En este ámbito, hay que recordar que la administración de Luis Banck buscó ejercer acciones para lograr disminuir la cifra de informalidad, como la habilitación de mercados, aunque no se tuvo éxito, e inclusive, algunos como el mercado de pescados y mariscos continúa sin funcionar al cien por ciento tras haber pasado dos años desde su apertura. Durante los festejos del Día de Muertos, a comerciantes informales se les dio permiso vender en el zócalo de Puebla, posteriormente la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco, declaró que no caerá en prácticas de pasadas administraciones y puntualizó que los mismos existen porque los ciudadanos compran.

“El tema del ambulantaje es porque hay gente de la población que viene y les compra, sino no tendría una razón de ser; no es un tema del Gobierno. La sociedad está dispuesta a comprarles (…). Como ciudadanos, si sabemos que esas formas no las queremos, los ciudadanos tenemos la opción de no comprarlo”, declaró. De acuerdo con el Inegi, la principal razón de que el empleo informal sea la opción más viable de los poblanos se debe a las malas prestaciones laborales de Puebla, que se colocó como la segunda entidad con las peores condiciones de trabajo, al registrar el 21.37 por ciento en la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación (TCCO). Asimismo, no hay que olvidar que Puebla se ha logrado ubicar como la séptima entidad con mayor incidencia, sólo por detrás de Chiapas (78.2 por ciento), Guerrero (78.6 por ciento), Hidalgo (72.7 por ciento), Michoacán (70.6 por ciento) y Oaxaca (80.4 por ciento).