Entre sus víctimas se encuentra la hija de la ex presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá y un empresario

Exclusivas Puebla

En menos de 48 horas, dos sujetos que viajaban en motocicleta, y que al parecer son sudamericanos, sembraron el terror en la Vía Atlixcáyotl, al cometer sendos robos a mano armada en contra de los automovilistas que circulaban por esa vía de comunicación. Entre sus víctimas se encuentran la hija de la ex presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá, la ex regidora Karina Romero y el empresario Benjamín Paz, quienes a través de sus respectivas cuentas de Twitter y otras redes sociales, dieron cuenta de los asaltos que sufrieron ante ese par de hampones, que hasta ahora se desconoce si se trata de más personas involucradas en los mismos robos o sólo son dos. Fue este sábado cuando ambas víctimas reportaron de los hechos a través de sus redes sociales, donde señalaron que, un par de colombianos (así lo aseguran) se les emparejó en motocicleta durante el tráfico en la Vía Atlixcáyotl, y con pistola en mano les arrebató su dinero y relojes. Fue Benjamín Paz el primero en reportar el robo del que fue objeto, cuando en sus redes comentó lo siguiente:

“Tengan cuidado, amigos, nos acaban de asaltar en la Atlixcáyotl, en pleno tráfico, unos colombianos en moto. Me quitaron el reloj a punta de pistola y le metieron un susto grande a mi esposa. Mucho cuidado, estamos todos bien”, así lo escribió. Pero más tarde, se supo de un segundo asalto con el mismo modus operandi que el primero, esta vez fue Karina Romero la víctima, quien aseguró también que se trataba de extranjeros, de hombres con acento colombiano: “Hace unos minutos fui víctima, junto con mi familia, de un asalto a mano armada sobre la Vía Atlixcáyotl, frente al Complejo Cultural Universitario (CCU), eran dos sujetos con acento sudamericano, quienes nos alcanzaron en una motocicleta, uno bajó y con la pistola nos apuntó para golpearnos en la ventana y gritarnos que la abriéramos, perdimos reloj y cartera”, refirió en su cuenta de Twitter. Y más adelante expresó lo siguiente: “Lo más grave es que nos apuntaron a mi esposo, a mi hija de un año, y a mí, para asustarnos más. De verdad, me da mucha indignación y tristeza lo que estamos viviendo, urge seguridad, te siguen desde Angelópolis, tengan cuidado”, concluyó.