Combate a la corrupción,
un presupuesto austero, nuevos empleos, crecimiento del salario mínimo, finanzas públicas sanas, entre los avances que celebra López Obrador desde el Zócalo. Expansión La Plaza de la Constitución arropó nuevamente a Andrés Manuel López Obrador, para la celebrar el primer año del inicio de lo que él ha llamado la Cuarta Transformación, en un evento denominado popularmente como “Amlofest”. Acompañado solo por su esposa en el templete, el presidente Andrés Manuel López Obrador inició su discurso presumiendo que en tan sólo un año, México ya tiene prácticamente una nueva Constitución, a la que se le hicieron reformas con un sentido de transformación y de bienestar. Presumió primero las legislaciones que elevaron a delito grave la corrupción, luego habló de su política de austeridad Republicana, extinción de dominio, combate al huachicol y la evasión fiscal, así como la reforma laboral que garantiza voto libre y secreto para los sindicalizados, y la eliminación de la reforma educativa. También hizo mención a la reforma que legaliza la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública y por la que fue creada la Guardia Nacional. Pese a que las cifras del crecimiento económico no están de su lado, reconoció, el presidente habló de mejorías al bienestar económico de la población; destacó un presupuesto austero, el incremento al salario mínimo, la creación de más de 50,000 empleos, destacó destacó que la inflación en octubre fue del 3%, la más baja desde 2016 y habló de finanzas sanas. “Todavía no ha habido crecimiento económico como deseamos, pero existe una mejor distribución de la riqueza, el presupuesto público no se queda en pocas manos”. López Obrador, 1 de diciembre. Dijo que en su primer año no ha declarado la guerra a nadie, sólo a la corrupción e inseguridad.