El país asiático ya superó la barrera de los 15 millones de casos de Covid-19 y la tendencia es que el número puede ser cada vez más elevado. Hay casi dos millones de casos activos. Hay morgues abarrotadas y cadáveres en el exterior de los hospitales. Los espacios de cremación continúan sobresaturados en un país que ya contabiliza 173.123 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

 El coronavirus se ensaña con los jóvenes en India, confrontada a una explosión de casos. Hay médicos que afirman que si los menores de 45 años están siendo especialmente vulnerables es porque van a trabajar y comen más veces fuera de casa, pero no existen datos que lo prueben.

 El país de 1,300 millones de habitantes está asolado por una nueva ola que ha causado un millón de contagios en una semana, y las autoridades están desbordadas. A comienzos de año, India pensaba que había vencido a la pandemia e inició una campaña de vacunación masiva. Las mascarillas y las distancias de seguridad quedaron a un lado y los festejos religiosos y los mítines electorales se llenaron de gente.

Infobae

El Gobierno de India confirmó este lunes que el país registró un nuevo máximo diario de casos de coronavirus, con cerca de 274,000, con lo que supera el umbral de los 15 millones contagios, en medio de un repunte que ha hecho saltar las alarmas de las autoridades.

El Ministerio de Sanidad indio confirmó a través de su cuenta en la red social Twitter que durante las últimas 24 horas se han notificado 273.810 casos y 1,619 muertos, lo que eleva los números totales a 15,061.919 y 178,769, respectivamente, desde el inicio de la pandemia.

Además, manifestó que en estos momentos hay 1,919,329 casos activos, 128.013 más que el día anterior. Por otro lado, 12,953,821 personas se han recuperado del Covid-19, incluidas 144,178 durante el último día.

El estado de Maharashtra, donde se encuentra Bombay, sigue figurando como el epicentro del repunte, con cerca de 69,000 contagios y más de 500 muertos. El estado acumula el 34.83% de los casos activos.

Los datos publicados por el Ministerio revelan además un drástico repunte de los casos activos durante el último mes, hasta superar los 1,9 millones, casi duplicando el anterior máximo, registrado el 18 de septiembre con poco más de un millón de contagios.

En este contexto, el primer ministro indio, Narendra Modi, fue objeto de críticas por celebrar actos públicos a pesar del drástico repunte de los casos, incluido uno el sábado en el que no portó mascarilla.

“India derrotó al Covid-19 el año pasado e India puede hacerlo de nuevo”, dijo horas más tarde.

El ministro principal de Maharashtra, Udhav Zackeray, afirmó el sábado que intentó contactarse con Modi para abordar la falta de oxígeno y medicamentos en el estado para tratar a los pacientes, si bien se le notificó que el primer ministro estaba ocupado con los actos públicos, según la agencia de noticias Bloomberg.

Por su parte, el ministro principal de Punyab, Amarinder Singh, cargó contra el primer ministro por el envío de dosis a otros países, ya que esa cantidad de vacunas, unas 123 millones de dosis, son suficientes para dar las dos necesarias al 1.2 por ciento de los 1,400 millones de personas que viven en India.

El coronavirus se ensaña con los jóvenes en India, confrontada a una explosión de casos

 

Ajay Singh Yadav logró hablar por videollamada con Raj Karan antes de que su amigo se sumara a la alarmante lista de jóvenes indios, muchos de ellos niños, víctimas de la nueva ola de coronavirus que azota al país.

Hay médicos que afirman que si los menores de 45 años están siendo especialmente vulnerables es porque van a trabajar y comen más veces fuera de casa, pero no existen datos que lo prueben.

Quizá se deba a que son más propensos a la nueva variante “mutante doble” hallada en el 60% de las muestras del virus de Maharashtra, el Estado más golpeado.

Karan, de 38 años, estaba haciendo campaña para las elecciones locales de su pueblo cuando empezó a sentirse mal. Yadav lo llevó al hospital, pero él también dio positivo y fue colocado en cuarentena.

“Estoy destrozado […] sÓlo pude verlo a través de una videollamada”, comenta Yadav, de 39 años, a la AFP, en la ciudad de Lucknow (norte).

El país de 1,300 millones de habitantes está asolado por una nueva ola que ha causado un millón de contagios en una semana, y las autoridades están desbordadas.

A comienzos de año, India pensaba que había vencido a la pandemia e inició una campaña de vacunación masiva.

Las mascarillas y las distancias de seguridad quedaron a un lado y los festejos religiosos y los mítines electorales se llenaron de gente.

Pero, en los hospitales, los médicos empezaron a advertir del aumento de casos y de que cada vez había más jóvenes enfermos, una novedad en una enfermedad que, hasta entonces, parecía suponer un riesgo sobre todo para las personas mayores.

Niños en el hospital 

En un país en el que alrededor del 65% de la población tiene menos de 35 años, el impacto del Covid-19 en los jóvenes cada vez preocupa más.

El jefe del Ejecutivo de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, afirmó que el 65% de los pacientes tiene menos de 45 años.

La agencia de investigación médica de India no tiene datos al respecto, pero los médicos de las principales ciudades confirmaron que cada vez atienden a más pacientes jóvenes.

“También estamos viendo a niños menores de 12 y 15 años que ingresan con síntomas en esta segunda ola. El año pasado prácticamente no había niños”, apunta Khusrav Bajan, especialista en el Hospital Nacional P.D. Hinduja de Bombay y miembro del grupo de trabajo sobre el Covid-19 de Maharashtra.

En el estado de Guyarat, el neumólogo Amit Dave afirma que, en el caso de los jóvenes, el Covid-19 se estaba manifestando de forma “más grave” en los pulmones, los riñones y el corazón.

Un hospital de Guyarat ha habilitado la primera ala de pediatría dedicada a pacientes coronavirus del país.

Extender la vacunación 

“En todo el año pasado no vi un aumento de casos tan importante como el que vi en la última semana”, declara la editora Tanu Dogra, de 28 años, que estuvo postrada en cama durante una semana en marzo, tras haber dado positivo al Covid-19.

“Todo el mundo en mi muro [de Facebook], en mi WhatsApp, se está enviando mensajes porque dieron positivo”, comenta.

Entretanto, las autoridades impusieron confinamientos de fin de semana y toques de queda para frenar el avance del virus, pero los profesionales sanitarios reclaman que la vacunación se extienda a todas las franjas de edad, pues ahora está limitada a los mayores de 45 años.

Una situación agravada por el colapso de los hospitales

“Cuando hablo con mis colegas de las principales ciudades de India, [me cuentan que] tienen muchas llamadas de pacientes buscando una cama”, explica a la AFP Venkat Ramesh, especialista en enfermedades infecciosas en el hospital Apollo de Hyderabad, en el sur.

Cabe recordar que el pasado jueves 15 de abril la India registró una impactante ola de contagios; hubo más de 200 mil casos en un día.

El país asiático, uno de los más poblados del mundo, cuenta con solo el 1% de sus habitantes vacunados con dos dosis. Mientras se realizan masivos festivales religiosos en algunas regiones, otras impusieron duras restricciones.

 

La India superó este jueves por primera vez la barrera de los 200.000 casos diarios de Covid-19. Este nuevo pico de contagios en esta segunda ola supera día tras día los récords previos en el país asiático. Mientras tanto, la campaña de vacunación avanza como única salida aparente a esta crisis.

En concreto se registraron 200.739 nuevos contagios en las últimas 24 horas, elevando el total desde el inicio de la pandemia a los 14 millones, lo que mantiene a la India como la segunda nación más afectada por detrás de Estados Unidos, que cuenta con 31 millones de contagios.

También superó en la última jornada el millar de muertes, con 1.038 fallecidos en las últimas 24 hrs, lo que dejó escenas de morgues abarrotadas y cadáveres en el exterior de los hospitales. Los espacios de cremación continúan sobresaturados en un país que ya contabiliza 173.123 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

El Ministerio de Salud informó hoy en un comunicado de que para “evitar el pánico” sobre la disponibilidad de oxígeno en los centros sanitarios para tratar a los pacientes de coronavirus, se tomaron varias medidas que garantizarán su suministro en todo el país. Entre esas medidas anunció que se incrementó al 100 % la capacidad de producción de oxígeno, además de utilizar las reservas de las fábricas de acero, o facilitar el transporte entre las regiones menos afectadas a las más necesitadas.

Algunas regiones como la occidental Maharashtra, la más afectada de todas, impuso duras restricciones, cercanas al confinamiento total, habilitando solo el movimiento de ciertos grupos profesionales vistos como fundamentales.

Pruebas y vacunas

Las autoridades continúan subrayando que una de las claves para tratar de controlar esta segunda ola, que se disparó desde los esperanzadores menos de 9,000 casos diarios en febrero, es incrementar las pruebas para detectar y aislar a los infectados.

Hasta ahora la India ha realizado unos 262 millones de test desde el inicio de la pandemia, 1.4 millones en la última jornada, algo que se ve insuficiente en ciudades como Nueva Delhi, donde centros privados que hacían pruebas a domicilio en menos de 24 horas hace menos de un mes, ahora tienen listas de espera de hasta cuatro días.

Como la única salida a largo plazo de esta crisis sanitaria, se implementó la mayor campaña de vacunación del mundo, con más de 114 millones de dosis administradas desde su lanzamiento en enero, de las cuales 3.3 millones se suministraron en la última jornada.

Hasta ahora, la India fabrica y usa solo dos antídotos contra la covid: Covishield, del laboratorio británico-sueco AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que se produce gracias a un acuerdo con el Instituto Serum de la India (SII); y la indígena Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech.

A estas dos se sumará la vacuna rusa Sputnik V, que esta semana consiguió la aprobación para su uso de emergencia en la India y, además de ser la primera fórmula que podrá ser importada, se comenzará a manufacturar en el país a través de cinco fábricas con el objetivo de producir unas 850 millones de dosis por año.

“El Gobierno debe tomar medidas urgentes para impulsar la capacidad de fabricación de vacunas”, insistió en un comunicado la Red de Científicos de la India (AIPSN), al ver como insuficientes los recursos actuales.