Huffignton Post

La legalidad del segundo mandato de Maduro ha sido cuestionada por la oposición venezolana y numerosos gobiernos extranjeros que no reconocen los resultados de las elecciones de mayo pasado. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, juró este jueves para un segundo mandato que lo mantendrá en el poder hasta el año 2025, desafiando a Estados Unidos y gran parte de la comunidad internacional, que amenazan con aumentar la presión contra su gobierno por considerarlo ilegítimo.

Maduro recibió la banda presidencial del jefe del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, en un acto al que no asistió ningún representante de la Unión Europea (UE) ni de la mayor parte de América, excepto un puñado de mandatarios aliados: de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Osetia del Sur, Anatoli Bibílov; y Abjasia, Raul Jadyimba; (los dos últimos países no son reconocidos por Naciones Unidas). Juro a nombre del pueblo de Venezuela (…) que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma y que cumpliré y haré cumplir todos los postulados y mandatos de la Constitución”. El juramento, señaló el mandatario, es un compromiso con el que procura “defender la independencia e integridad absoluta de la patria, procurar llevar a la prosperidad social y económica a nuestro pueblo y construir el socialismo del siglo veintiuno”.