Eduardo Sánchez

El fallecimiento de Martha Erika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle tras el desplome de su helicóptero en el municipio de Corononango es un parteaguas en la política local y nacional, dejando vacantes en importantes puestos de gobierno.
En Puebla, Martha Erika había sido ratificada como gobernadora tras casi 5 meses de incertidumbre por parte de autoridades electorales y tenía diez días de haber tomado protesta del cargo. Tras este escenario y de acuerdo con las facultades del Congreso que establece el artículo 57, fracción XVII, este último debe nombrar al ciudadano que deba sustituir al Gobernador de elección popular directa
Por sucesión de poderes, el secretario de gobierno, Jesús Rodríguez Almeida debería ocupar el cargo hasta que el Congreso nombre a un interino. A propósito de esto, la cámara de diputados de Puebla, convocó a una sesión extraordinaria para designar una comisión que nombre a quién ocupara dicho cargo.
Esta tendrá hasta diez días para hacer el nombramiento y solo podrá ocupar el puesto por periodo máximo de tres meses, asimismo se deberá convocar a elecciones extraordinarias en un periodo no menor de tres meses ni mayor de cinco.
Por otro lado, el partido Acción Nacional ha mantenido hermetismo ante la situación y personajes tanto del partido como ajenos a el han pronunciado su pésame a la familia. Kenia López, senadora blanquiazul y compañera de Moreno Valle en la Cámara Alta lamento la situación del líder de la bancada en el Senado, así como el dirigente nacional, Marco Cortez.