Si bien es cierto que tras la escalada de tensión bélica entre los Estados Unidos e Irán, con la muerte extrajudicial del general Qassem Soleimani primero y el posterior ataque a fuerzas estadounidenses en Irak por misiles iraníes después, se produjo un repunte en el precio del petróleo WTI, la contenida respuesta estadounidense posterior ha hecho retroceder ligeramente los precios del crudo.

¿Qué va a pasar a corto plazo con la actual crisis? ¿Se beneficiará el petróleo mexicano de la incertidumbre creada por esta?

Tensión en el Golfo Pérsico

Hacía tiempo que EEUU le tenía echado el ojo al general Soleimani, uno de los hombres fuertes del régimen de los ayatolás y comandante de la fuerza Quds (fuerza de élite dentro de la fuerza de élite que es la Guardia Revolucionaria) y puede que su muerte haya enfriado las ambiciones iraníes con respecto a su vecino Irak, o puede que estemos al comienzo de una guerra de implicaciones mucho mayores, como vaticinan algunos analistas y muchos agoreros.

En cualquier caso, entre las justificaciones de legítima defensa esgrimidas por ambas naciones esperemos que la violencia no pase de este punto, pero ¿qué podría ocurrir si no es así?

La guerra y el petróleo

Más allá del hecho de que la guerra mecanizada actual necesita de ingentes cantidades de crudo para mover su maquinaria, todo conflicto armado en una zona productora de petróleo ha hecho aumentar el precio de este antes de comenzar, para a continuación hacerlo caer:

Dos semanas antes del comienzo de la intervención estadounidense en Irak de 1991, el precio del petróleo subió casi un 13% para desplomarse casi un tercio tras el comienzo de la campaña de bombardeos.

Poco más de una década después, el ejército estadounidense volvería a Irak para que Bush hijo terminase el trabajo comenzado por Bush padre. En esta ocasión, pasó varios meses subiendo para caer abruptamente según se acercaba la fecha de inicio de las hostilidades.

En el caso de la operación que aceleró, o causo, la caída de Gadafi, el precio del petróleo mantuvo su crecimiento incluso con la ofensiva en marcha, aunque finalmente terminó por caer.

Invertir en petróleo.

Pocos recursos tan importantes para la sociedad moderna son tan volubles en su cotización como el petróleo ¿cómo es esto posible? Bueno, hay más factores que la demanda, al fin y al cabo, un producto tan vital como el petróleo no solo es fuente de lucro para el país que lo guarda en su seno, también es un arma política, que se puede utilizar para estrangular la economía de los rivales disminuyendo o aumentando su flujo en el mercado global.

Entonces, ¿es buen momento para arriesgar mi dinero invirtiendo en petróleo? Toda inversión tiene sus riesgos, y a pesar de contar con un buen análisis de la situación económica y política, es muy difícil saber cuándo comprar y cuándo vender. Aun así, si deseamos operar con el petróleo pero no queremos comprar acciones de una petrolera, siempre nos queda operar con los precios del petróleo mediante trading con CFDs.

Operar de esta forma está recomendado solo para inversores con mucha experiencia en mercados volátiles, como el del petróleo, ya que es precisamente en la variación de los precios del activo donde el trader, que es como se llama quien realiza trading online, obtiene sus beneficios.

Pero ¿qué es el trading con CFDs Y ¿cuál es su operativa? El trading con CFDs es la negociación de activos mediante los llamados contratos por diferencia, de ahí vienen las siglas CFD (contract for difference). En ellos el trader abre una operación en la cual se obtiene beneficio cuando la cotización del activo en cuestión alcanza una determinada cifra (al alza o a la baja), momento en el cual salta el take profit que hemos puesto y el dinero se ingresa en nuestra cuenta, si por el contrario se mueve en la dirección contraria a la planeada saltará el stop loss que hayamos definido, y la misma cantidad se restará de nuestra cuenta. Otra de sus características es el apalancamiento, que nos permite abrir operaciones más grandes de lo que nuestro capital real nos permitiría con un depósito inicial pequeño, es decir, operamos con deuda o crédito del bróker. Esto nos expone, como es lógico, a mayores ganancias o pérdidas potenciales.

A veces el mercado se mueve demasiado rápido, porque operan actores tan grandes que tienen la capacidad de distorsionar momentáneamente el mercado por el alto volumen de dinero que mueven o porque una autoridad decide matar a tal general o bombardear tal base. Es precisamente en esos casos donde el stop loss, entre otras herramientas o maneras de gestión de riesgo que debemos buscar y estudiar, pueden ayudarnos a limitar nuestras pérdidas, sin embargo, en momentos de gran volatilidad del mercado o debido a eventos que suceden cuando el mercado está cerrado al volver a abrir este se pueden producir gaps o brechas, haciendo que los precios puedan variar bastante y el precio haya pasado de largo de nuestro stop loss, ejecutando la orden a un precio peor del que habíamos establecido haciéndonos perder más de lo esperado, que puede ser mucho o unos pocos dólares de más.