Jesús Lemus

Entre los integrantes de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), no hay divisiones ante las diferencias de opiniones que se tienen sobre la disolución del Cabildo de Tehuacán.

Así lo declaró el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Néstor Camarillo Medina, quien sentenció que la exposición de ideas siempre existe en el partido, esto sin la necesidad de caer en la guerra de descalificaciones.

Indicó que el instituto tricolor siempre apoyará las mayorías y, si el Poder Legislativo avaló la disolución del Cabildo para instalar un Concejo Municipal, es porque la ciudadanía requiere de certidumbre en diversos servicios.

Condenó que a 2 años del actual gobierno de Tehuacán, los ciudadanos estén abandonados por sus autoridades, incluso, que haya reporte sobre el freno de diversos proyectos que debieron ayudar al progreso de este municipio.

Subrayó que son respetuosos de cada una de las posturas que manifestaron sus diputados, Rocío García Olmedo y Javier Casique Zárate, durante la discusión del dictamen en la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, aunque estas hayan sido diferentes.

“El PRI estará del lado de las mayorías, estará del lado de las instituciones y, al final del día, esta posible disolución sólo la va a determinar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no es un tema que lo defina el PRI ni los partidos políticos. Lo que Tehuacán exige es que se tome una determinación”.