Aseguró que, de seguir militando, podrán participar en las elecciones de 2021

Jesús Lemus

El presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Lorenzo Rivera Sosa, afirmó que si los traidores que trabajaron este año con el bloque de Juntos Haremos Historia no son expulsados del partido, tendrán las condiciones de participar en las elecciones intermedias en caso de aspirar a algún cargo público. Defendió que la dirigencia estatal que representa busca la expulsión del líder de la CTM, Leobardo Soto Martínez, del ex candidato a gobernador en 2010, Javier López Zavala, además de los ex legisladores Maritza Marín Marcelo, Vanesa Barahona Rosas y Francisco Jiménez Huerta por comprobarse su apoyo abierto en favor de Juntos Haremos Historia.

Señaló que estos expedientes de proceso de expulsión no fueron anuncios mediáticos, sino una respuesta a la militancia que urge un cambio de rumbo en la toma de decisiones al frente del partido. Sin embargo, reconoció que las expulsiones son un proceso que llevará su tiempo y confió que éstas puedan solucionarse a través del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI antes de las intermedias de 2021. Enfatizó que el PRI es un partido de estatutos y ético, que en caso de no concretarse alguna expulsión, tampoco se podrá coartar la libertad de participación para algún priista que busque aparecer en las boletas electorales. “Nuestro partido, el PRI, tiene reglas, tiene estatutos y somos institucionales, respetamos cuando un organismo dice que es sancionado y no participará, también cuando logró justificar o no fue la denuncia como se había mencionado, si así se diera, tendríamos que respetar sus derechos políticos”, finalizó Rivera Sosa