Mitzi Barragán De la Llave

 

Celebración y participación

 

En días pasados conmemoramos una de las tradiciones más hermosas y netamente mexicanas, la cual nos permite recordar a nuestros seres queridos que se adelantaron en el camino y que mediante esta expresión cultural podemos sentirlos nuevamente entre nosotros.

La conservación de las tradiciones nos aporta identidad, pertenencia y nos recuerda nuestra cultura. Para los mexicanos, o para la mayoría de nosotros, es una fecha de remembranza, de honramiento, pero también nos permite acercarnos los unos a los otros y celebrar entre los nuestros algo netamente mexicano.

Debemos retomar esta celebración como un momento de convivencia y fomento de la participación, un ejemplo de ello es montar una ofrenda familiar o bien escolar, donde eran motivo para no tomar clases y así poder montar la ofrenda, pero también se hablaba de un nivel de organización y compromiso, desde temprana edad, por llevar lo que te tocaba o de otra forma la ofrenda iba a estar incompleta.

La organización y la participación ciudadana, la practicamos de forma empírica desde nuestros primeros años de vida, pero que a lo largo de ella la reforzamos y acrecentamos de muchas formas, tanto que, si fuéramos ciudadanos conscientes de ella, nosotros mismos crearíamos un compromiso con nuestro entorno de mejora, respeto y mejoramiento. Considero que estos días de celebración, nos deben servir para recordar que tenemos una capacidad muy grande de organización que bien encaminada puede ser detonante de cosas positivas en nuestro entorno.