Por: Padres e Hijos

Qué delgada es la línea que separa conceptos y qué fácil es confundirse entre ellos. El padre que cuida a su bebé, que lo asea, que lo arrulla, que lo alimenta, que le enseña cosas… no está sólo ayudando a la mamá, sino que está realizando lo mínimo que la paternidad exige al hombre.

Vivimos en una sociedad en la que las tareas suelen sexualizarse, “lo que le toca a ella y lo que le toca a él”. Sin embargo, la tarea de ser padres es compartida, exige deberes mutuos que no pueden ser postergados, mucho menos ignorados por lo varones.

Por supuesto, el cambio comienza en la intimidad de nuestros hogares, en donde la reflexión puede ser profunda y sincera; en donde el diálogo entre los miembros de una pareja encuentra la privacidadque necesita y las voces no temen ser sensatas y francas.

PEXELS

Los papás no “tiran paro”, no “ayudan con el bebé”, pues es una responsabilidad milenariamente esquivada por innumerables generaciones que han observado cómodamente la manera en que las mujeres cargan enteramente con la crianza de los hijos.

La paternidad como hasta ahora se sigue concibiendo, consiste en ejercer la autoridad en casa y proporcionar el sustento básico de la familia. Pero ese modelo fue y continúa siendo injusto, obsoleto y anticuado.

Recuerda: de ti depende, de tus acciones e ideas, que nuestra sociedad mejore realmente.