La obra maestra de Slawomir Mrozek, que se estrena mañana, en el Teatro Wilberto Cantón, en la CDMX, actúan Roberto Hernández, Jorge Gidi y Mino D’Blanc, bajo la dirección del experimentado Saúl Meléndez

Mino D’Blanc

 Mañana, 26 de junio, a las 20:30 horas, se realizará en el Teatro Wilberto Cantón, en la Ciudad de México, el estreno nacional de la puesta en escena “En Alta Mar”, original del dramaturgo polaco Slawomir Mrozek, y que es su obra maestra como autor. Para dicho estreno de esta gran obra estará como madrina de honor la primera actriz Itati Cantoral. El elenco está conformado por Roberto Hernández -quien además es el productor ejecutivo y quien como actor estudió con la primera actriz y directora Mónica Miguel, con Juan Antonio Llanes y con Wilebaldo López-, Jorge Gidi –actor, dramaturgo, músico y docente, que ha trabajado en teatro, cine y televisión- y Mino D’Blanc –actor, periodista, músico y dramaturgo que ha trabajado también en dichos medios, además de que ha dirigido y producido teatro-. La temporada que realizarán en dicho espacio teatral será todos los miércoles a la misma hora.

 Cabe hacer mención que “En Alta Mar” representa el regreso a la actuación de Roberto Hernández, conocido también por haber logrado grandes éxitos en telenovelas, de los cuales fue productor ejecutivo de “”Amor de barrio”, “Heridas de amor”, “Corazones al límite”, “Atrévete a olvidarme”, “Tres mujeres”; productor asociado de “La jaula de oro”, “Morir dos veces” y “La paloma”; gerente de producción de “Corazón salvaje” y “Sueño de amor”; escritor de “Atrévete a olvidarme”, en coautoría con Martha Carrillo y Martha Olaiz, y editor literario de “Alondra” con la propia Martha Carrillo. Y es que para Roberto Hernández, “En Altamar” representa mucho más que su regreso a la actuación. Comenzó su carrera como actor, pero el destino lo llevó a Televisa, empresa en la que trabajó durante 30 años. Hoy demuestra que sí hay vida después de Televisa, “y la vida que hay es mucha si se trabaja con honestidad y pasión”, aseveró. “Cuando me dieron las gracias me pregunté, como muchos otros: ‘¿y ahora qué voy a hacer?’ La respuesta fue obvia, porque tengo muchas cosas aprendidas y este medio es maravilloso cuando uno le pone cariño. Ha sido un poco difícil, pero de repente, al salir de Televisa, me di cuenta de que tenía que regresar a mi origen para recobrar el sentido de esta carrera por la que me apasioné desde el principio. Al regresar al escenario he entendido que lo fundamental es transmitir un mensaje con el que te sientas identificado”, asegura el productor y actor.

 “En el caso de “En Alta Mar” se trata de una comedia que muestra las falacias de la democracia. Cuando se dice que algo se decidirá democráticamente, en realidad siempre existe la posibilidad de que alguien manipule a los demás para hacer lo que él quiere… y ese alguien casi siempre es el que tiene el poder económico”, puntualizó Roberto Hernández en la entrevista que le realizó el reconocido periodista Víctor Hugo Sánchez, publirrelacionista de la producción. La dirección corre a cargo de Saúl Meléndez, quien es catedrático del Centro Universitario Teatral y ex subdirector nacional de teatro del INBA. La obra fue escrita en los años 60. La antropofagia y la cleptocracia son el tema central de la misma. Es atemporal completamente y gira en la temática de la lucha por el poder, la caprichosa organización de jerarquías y la distribución de la riqueza. Para este montaje en México, el texto fue tropicalizado, por lo que el público podrá divertirse y entender perfectamente el sentido de la misma. Es en sí una adaptación libre realizada por el director y elenco sobre la obra original.

Cabe mencionar que antes del estreno programado en Ciudad de México, “En Alta Mar” tendrá un pre-estreno en el Teatro Principal de Puebla, en una función especial. SINOPSIS Es una pieza en comedia de situación, agria. A partir de su irreverente humor, el autor, plantea una situación triangular: tres náufragos que son El Gordo (Roberto Hernández), El Mediano (Mino D’Blanc) y El Pequeño (Jorge Gidi) están en una balsa en altamar y deben tomar la cruel decisión de comer a uno de ellos para poder sobrevivir. Es la muestra de lo que puede convertirse en una puesta sorprendente, ya que el texto resurge como esos clásicos de gran vigencia para el mundo actual.

SOBRE EL AUTOR

Slawomir Mrozek (Borzcecin, Polonia, 29 de junio de 1930-Niza, Italia, 15 de agosto de 2013). Escritor de culto, dibujante, periodista y dramaturgo que exploraba en sus obras el comportamiento humano, la alienación y el abuso de poder de los sistemas totalitarios. Como dibujante de cómics, alcanzó también gran popularidad. Su visión crítica del mundo contemporáneo se expresa en sus textos teatrales, cuyos personajes enfrentados a determinadas situaciones sociales, llevan hasta el límite la lógica de los estereotipos que simbolizan y caen en el absurdo. Algunas de sus piezas más representativas son “Striptease” (1961), “Tango” (1964), “Los emigrados” (1974), “El embajador” (1981) y “El residente” (1986). Publicó también varios volúmenes de narraciones cortas, entre las que destacan “El elefante” (1957), “El progresista” (1960) y “Un ratón en el armario” (1970).