El senador, acusado de violencia familiar, renunció ayer al PRI

Huffignton Post

Noé Castañón, tomó protesta como senador durante la sesión ordinaria del Senado de la República. El senador Noé Castañón Ramírez, quien enfrenta una acusación por violencia familiar y falsedad de declaraciones, anunció su incorporación al grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano. Luego de que este miércoles renunciara al PRI, informó a través de su cuenta de Twitter sobre su incorporación al partido naranja. “Coincido con mujeres y hombres notables, inteligentes y de solvencia moral para construir a partir de la justicia, la equidad, la verdad y la paridad un mejor país”, señala y pide en una misiva enviada al presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres, tomar nota de su incorporación. Misiva enviada al presidente de la Mesa Directiva del Senado, Martí Batres, para tomar nota de su incorporación. Castañón dijo que al unirse a Movimiento Ciudadano tiene una gran responsabilidad “que asumo con toda prudencia de lograr tener congruencia con un grupo de jóvenes, de experiencia, de mujeres brillantes con quienes hoy en día me une”.

Por su parte, la senadora Patricia Mercado, expresó a Milenio su rechazo a la incorporación de Castañón, y pidió al Poder Judicial que se apresure en determinar sentencia en el caso de violencia en el que está involucrado el senador. Noé Castañón es hijo del exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Noé Castañón León, quien fue secretario de Gobierno de Chiapas en el gobierno de Juan Sabines. Castañón Ramírez fue presidente de la Mesa directiva de la nueva legislatura local en Chiapas en el periodo 2012-2015. Su exesposa, Mayte López González, interpuso la demanda de violencia familiar luego de que personal de seguridad de él y su padre llegaran armados a su domicilio en la capital y le arrebataran a tres hijos en septiembre de 2016; se interpusieron diversas denuncias en contra de Castañón Ramírez por sustracción de infantes y “por las falsedades con que se conduce ante la autoridad judicial”.