A siete meses desde que se dio el primer caso de contagio en el país las autoridades aseguran que la pandemia va a la baja, pero se mantienen alerta por la entrada de la temporada de influenza

Expansión Política

El país cumple su séptimo mes de epidemia de COVID-19 con 730,317 casos y 76,430 decesos, informó la Secretaría de Salud. Lo que lo ubica entre las naciones con el mayor número de contagios acumulados y fallecimientos en el mundo.

Por totales, México está en el puesto seis, detrás de Estados Unidos (7,109,351); India (5,992,532); Brasil (4,717,991); Colombia (813,056), y Perú (800,431), aunque por tasa de habitantes, baja de posición.


El 27 de febrero pasado, el primer sospechoso estaba por confirmar como positivo a la prueba PCR para detectar el virus SARS-CoV-2. La noticia fue dada a conocer por el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina del día siguiente.

De ahí, México comenzó su carrera por controlar la epidemia que poco a poco se fue expandiendo a todo el país y ahora, de acuerdo con autoridades sanitarias, va en descenso, aunque las alertas están encendidas debido a que esta próxima la llegada de la temporada estacional de influenza, que puede convertirse en un riesgo adicional.

Tras el anuncio de la emergencia sanitaria y el inicio de la Jornada Distancia, el país comenzó su preparación de reconversión de hospitales y la búsqueda de equipos e insumos médicos para poder atender a los pacientes que enfermaran de gravedad.

De acuerdo con datos de Salud, el 24% de los casos requiere hospitalización, mientras que en el caso de los decesos, el 88% de quienes son ingresados a estos centros, tienen un desenlace fatal.

Ahora México, pasada esa crisis sanitaria y con un proceso de reapertura de actividades determinada por el semáforo epidemiológico, centra sus esfuerzos en lograr el acceso a una eventual vacuna, la cual podría estar en el último trimestre del año, para así empezar su proceso de registro en el país.

El canciller Marcelo Ebrard informó el viernes pasado que México firmó el Compromiso de Compra con el mecanismo multilteral COVAX para adquirir la vacuna contra COVID-19.

Con esto se podrá acceder al portafolio de vacunas que tienen consideradas en el mecanismo, una vez que terminen sus ensayos clínicos y sean aprobadas por las agencias sanitarias.

Aunado a eso, los responsables de siete proyectos de vacunas de diferentes países han expresado su interés, ante la Secretaría de Salud y Cofepris, de realizar en territorio mexicano ensayos clínicos en fase III, la más avanzada.