Ellas personifican a Lencha y Olga Sana; presentarán un espectáculo cómico muy mexicano en el hotel Best Western Plus

Mino D’Blanc

Este domingo 15 de septiembre, en el hotel Best Western Plus, ubicado en la 5 Poniente No. 2522, colonia La Paz, habrá una Noche Mexicana, en la que se presenta un espectáculo cómico que va de la comedia anterior a la comedia actual, y que está estelerizado por Lucila Mariscal, con su personaje icónico “Lencha” y por Betina Salazar “Olga Sana”. En el evento habrá mariachi, grupo musical versátil, DJ que pondrá música de los 80’s, 90’s, y muchas atracciones más. Los boletos se pueden adquirir en el hotel, en el sistema Taquilla Plus, o llamando a los números telefónicos 2228843592 y 2227396556. Tienen un costo de Zona VIP: $990, Preferente: $880 y General: $770.

Para mayores informes marcar al 222300122 o al 2222300240 extensión 810 o al WhatsApp 2227654605. Platicamos con Lucila Mariscal.

MD’B: Platíquenos del show que va a presentar este 15 de septiembre en Puebla.

LM: Voy a Puebla a dar mi mayor pujido (ríe), voy a pujar con todo y a dar el grito, porque vamos a presentar un show muy mexicano en el hotel Best Western Plus. Como quiera que sea, va a estar muy patriota el número que vamos a presentar Betina Salazar “Olga Sana” y yo. En mi caso, presentaré algo de la comedia de antes y ella presentará algo de la comedia que se usa actualmente.

MD’B: ¿Qué opina precisamente de la comedia que se usa ahora, por ejemplo, es Stand Up?

LM: Dicen que la primera standupera que existió en el país fue Lencha, y estoy de acuerdo, porque yo no preparo cosas, sino me subo a platicar las situaciones que me molestan, que me aquejan, sin mentar madres, sin palabras que ofendan al público.

MD’B: Después de tantos años de llevar a escena a este personaje tan icónico, ¿qué le aprende Lucila Mariscal a “Lencha”?

LM: A Lencha no le aprendo nada, por que yo hice su creación y la he hecho crecer con el tiempo. He vivido muchas ocasiones en Monterrey y he visto a la gente de allá cómo viven, cómo hablan, sus tradiciones, su comida. A Culiacán, Sinaloa, me llevaron a los dos meses y me regresaron a los 5 o 6 años a la ciudad de México. Me siento muy norteña y no lo puedo remediar. Me gusta mucho cómo habla la gente de allá, cómo son. Se me hace tan majestuoso todo.

MD’B: ¿Por qué el público poblano tiene que ir a esta Noche Mexicana?

LM: Porque se van a divertir mucho. Es un espectáculo que no hace otra cosa más que divertir a la gente. Además, sé que va a ver mariachi, grupo musical, muchas cosas con las que la gente pasará un momento muy agradable. Vamos a festejar como mexicanos que somos, con toda nuestra alegría.

MD’B: ¿Qué opina de la situación actual del país?

LM: Una abogada, que es muy amiga mía, me acaba de proponer que realicemos una campaña en contra de la violencia, de la delincuencia, del maltrato familiar. Pienso que en unos dos meses la lanzaremos. Siento que todo lo que sucede tiene una causa y un efecto. Esto ha sido acumulado durante varios sexenios. En cuestión del trabajo que está haciendo el presidente, tendría que ser yo presidenta para poder opinar, para saber cómo es su trabajo, cómo lo debe hacer o no, y no tengo conocimiento de ello. Lo que sí veo es que la gente antes no se quejaba de tanta maldad, crímenes, robos de los que éramos objeto, y ahora por qué sí lo hacen. Es la primera vez en mi vida que escucho que un presidente da informes de lo que está haciendo, de lo que está pasando. Él está trabajando yo creo que 48 horas diarias; no entiendo de dónde saca tanta energía para hacer tantas cosas y para que diariamente muy temprano esté informando a la gente sobre lo que hace y la situación del país. A ningún presidente le había visto hacer eso.

MD’B: A la par, está usted en la obra teatral “Luminaria”.

LM: Es una obra maravillosa de Emilio Carballido. Hace falta el buen teatro y regresar el buen gusto al ser humano, porque ya está perdiendo el amor al verdadero arte, al verdadero teatro, porque ya se hartaron de las porquerías que les dan. El ser humano no nació con mal gusto; el mal gusto es el que le dan.