Mino D’Blanc

La noche del viernes 22 de enero Azteca Uno transmitió un programa más de MasterChef, octava temporada. En dicha emisión se vivieron momentos muy divertidos y situaciones inesperadas con la presencia de siete invitados especiales que engalanaron dicha entrega en compañía de los 10 participantes que continúan en una lucha constante por su permanencia con el firme objetivo de convencer el exigente paladar de los jueces Betty, Adrián y José Ramón, quienes cada noche se vuelven más rígidos en sus calificaciones.

Anette Michel, la experimentada actriz y conductora, anunció el primer reto que fue Mercado a Ciegas, con las temidas “cajas misteriosas” que dejaron al descubierto un par de posas en cada una de las estaciones y en éstas un número grabado que definió el orden en el que cada uno de los participantes entró al mercado ¨a ciegas¨, en donde el sentido del tacto, intuición y un carrito del súper los acompañó para tomar en un límite de tiempo los ingredientes con los que presentarían su platillo. 

La sorpresa de la noche fue cuando siete de los diez participantes esposó cada uno dentro del mercado a obscuras a un invitado especial que cocinaría con ellos durante el reto, quedando en el siguiente orden: Adriana no encontró pareja; Soldado Esquivel logra esposar a la chef Regina Escalante, joven representante del estado de Yucatán con estudios en Europa; Rolando se topa con la reconocida y máxima representante de la cocina chiapaneca Marta Zepeda; mientras que David logra quedar con el influencer Ricardo O’Farril y Erubiel con el famoso youtuber Luisito Rey. 

En el caso de Osvaldo su pareja resultó ser la tik tokera Mané quien cuenta con más de 450 mil seguidores, mientras que José Luis engancha a la chef Beverly Ramos y Meche queda sin pareja. Finalmente, Lizzi esposa al famoso locutor Carlos Chicken Muñóz e Itzel resulta la tercera participante sin pareja. 

La segunda sorpresa de la noche fue cuando el chef Herrera anunció que Adriana, Itzel y Meche cocinarían juntas y esposadas, dando la indicación de solo escoger una de sus tres canastas para cocinar su platillo. En este reto la creación fue libre usando todos los ingredientes que obtuvieron dentro del mercado en un tiempo de 60 minutos. Todos los platillos pasaron a degustación.

En este reto el menos favorecido fue Osvaldo con Mané en donde los sabores no predominaron, la propuesta de Erubiel fue buena aunque faltó que Luisito contribuyera en la preparación; mientras que la de Lizzi con Chicken Muñoz no gustó en lo absoluto la presentación aunque el sabor y consistencia estuvieron bien, y quienes de plano no logran convencer fueron el trio conformado por Itzel, Adriana y Meche que fallaron en la salsa a pesar de ser consideradas fuertes oponentes.

Por su parte, José Luis y la chef Beverly tuvieron buenos comentarios, el mismo caso fue con David y O´Farrill y la dupla de Rolando con la chef Zepeda. Finalmente, Soldado Esquivel y la chef Regina Escalante resultan las ganadoras del reto con una propuesta insospechada y muy bien lograda que causa la emoción que los jueces buscan en las preparaciones considerándola hasta el momento lo mejor de la temporada. 

Para el Reto Creativo, una vez más se encontraron con la caja misteriosa que en esta ocasión fue en alusión a las famosas Matryoshkas, en donde cada 15 minutos destaparon las cuatro capas internas para ir integrando los “cinco lácteos” que fueron los ingredientes principales. En esta prueba los tres chefs pidieron técnica, sabor, buena cocción, pero sobre todo, ver evolución con una propuesta nueva que enamorara el paladar y sustentara su plato.

En este reto la mayoría se quedó en el intento como fue el caso de Lizzi, quién presentó un muy mal plato y crudo, Osvaldo tampoco convenció quedó muy seco, José Luis también obtuvo comentarios desfavorables e Itzel tampoco logró nada espectacular recibiendo una advertencia del chef Joserra al encontrar un cordón en el pollo.

En el caso de David tuvo un ligero avance, Rolando obtuvo buen sabor en su preparación aunque se pasó de cocción y no usó todos los lácteos y a Erubiel lo salvó un poco el sabor de su plato.

A consideración de Betty, Herrera y Joserra, las mejores propuestas en donde encontraron sabor, técnica y complejidad fueron las hechas por Adriana con su creación “El Dulzor de las Flores”, dedicado a su difunta madre y Meche con “Las Lunas y los Langostinos”, siendo la ganadora del reto Adriana y sorpresivamente David al haber utilizado los cinco lácteos solicitados.   

Antes de la última prueba, los diez cocineros recibieron una interesante ¨masterclass¨ de coctelería en compañía del experimentado mixólogo Israel Díaz, orgulloso representante de la Riviera Nayarita, quien cada noche sorprende con sus preparaciones en el momento crítico de deliberación.

El último y temido Reto de Eliminación, fue la elaboración de tres tipos de pasta fresca: “Fettuccini” (salsa a su elección, muy delgada y al menos 32 cm de longitud); “Lasagna” (láminas muy delgadas, proteína, salsa y queso); y “Ravioles” (muy delgados y que se notara el relleno), con 75 minutos para su preparación. Las recomendaciones de los chefs fueron poner especial atención en la harina, sal, huevo y tiempo de reposo para su manipulación. 

Para esta cocinada fue Adriana, ganadora del reto creativo quien, a petición de los chefs, decide la pasta que cocinarían cada uno de sus compañeros repartiendo de la siguiente manera: Meche e Itzel Fettucchini; Erubiel y Rolando “Ravioles” y Lizzi, Osvaldo y José Luis “Lasagna”. 

Durante esta última prueba Meche no cocinó debido a que se sintió mal y sin condiciones de continuar por lo que de manera automática cocinará en el siguiente reto de eliminación. También se pudo apreciar a Lizzi y Osvaldo perdidos y dudosos en sus preparaciones. 

El primero en pasar a degustación fue Osvaldo, quien cumplió con su pasta, aunque faltó un poco de humedad, en el caso de Itzel los comentarios fueron buenos, aunque le faltó un poco de sal, Rolando también logró buenos comentarios, pero a la salsa le faltó textura y Erubiel también falló con la salsa que estuvo muy acuosa y faltó más relleno a sus ravioles.

Finalmente, Lizzi y José Luis fueron los menos favorecidos con sus presentaciones, la primera con una mezcla horrible y la segunda con exceso de sal, errores garrafales a consideración del jurado. En general nadie cumplió con la finalidad y requisitos del reto.

Finalmente, y después de una minuciosa degustación el veredicto de Betty, Adrián y Joserra, fue que Lizzi, originaria de Jalisco, no avanzara con sus propuestas de la noche, resultando la onceava expulsada de esta contienda culinaria.