Además de minorizar sus derechos y a su comunidad, aseguró que hay otros temas más importantes

 

Jesús Lemus

 

El diputado local sin partido, Héctor Alonso Granados, demostró nuevamente su homofobia en contra de la comunidad lésbico-gay, de quienes afirmó que no tienen necesidades de “carne y hueso” a comparación del resto de la población.

Su comentario misógino lo expresó en el inicio de la sesión del Congreso del Estado de Puebla, ante la petición para adelantar la denominada Ley Agnes, que permitirá el cambio de identidad sin la comprobación de cirugías, tratamientos terapéuticos, cambio en la forma de vestir o hablar.

Ante este escenario, señaló que en Puebla hay otras exigencias más importantes de todos los poblanos, quienes sufren del cobro de hasta 40 mil pesos por las grúas que arrastran sus coches.

Añadió que eso sí es un tema urgente que debe erradicarse y no la discusión para lograr que “los homosexuales se vayan a los baños o la denominada Ley Agnes”.

“Aquí nos la pasamos elucubrando que si los homosexuales tienen derecho de irse a los baños o no, que la Ley Agnes, que el rollo, pero lo que les pasa a los ciudadanos de carne y hueso, no a unos cuantos, no un grupo minoritario, sino lo que le pasa a todos, a nadie le importa”.

Es importante mencionar que mientras Alonso Granados desacreditaba a este sector de la población, feministas e integrantes de la comunidad LGBTTI se manifestaron a las afueras del Poder Legislativo para exigir a los diputados no seguir retrasando la aprobación de la Ley Agnes.