Forbes / EFE

El magnate mexicano Carlos Slim, el hombre más rico de México, señaló que la pandemia de la Covid-19 ha hecho más profunda la crisis que ya se estaba observando y ha elevado las cifras de desempleo, desplomado el consumo de bienes y servicios no necesarios y saturado los servicios de salud.

Este “virus invisible que ha puesto en jaque a todo el mundo” ha generado una situación económica y social inusual que va a conducir a una nueva normalidad, aunque muchas cosas ya no serán iguales.

“Hay un cambio civilizatorio de la sociedad industrial a una nueva civilización tecnológica que tiene efectos muy positivos”, añadió.

Entre los consejos empresariales que propone, ha recordado la de trabajar 3 días a la semana durante 11 horas para abrir espacio a otras personas, elevar 10 años -hasta los 75- la edad de jubilación para evitar la quiebra de la situación financiera de los países, no vender por debajo del coste, tener estructuras simples o mínimos niveles jerárquicos.

También planea incrementar la producción, la competitividad, el control de gastos, minimizar la inversión en activos no estratégicos, reinvertir el dinero o potenciar la creatividad empresarial.

Además, ha destacado la cooperación mundial de todos los países para el desarrollo de las vacunas, que cree que estarán listas antes de un año, y la labor ejemplar del personal médico.

Durante su participación virtual en el XIX Congreso de Directivos CEDE, el dueño de América Móvil, del Grupo Carso o de la española FCC, ha insistido en que es muy importante que España no se quede atrás y que continúe los cambios a toda velocidad para tener cierta presencia en esta nueva civilización que se ha acelerado con la pandemia y que tiene sus pilares en el desarrollo tecnológico y la innovación.

En el caso de España, que en su opinión tiene un gran capital humano, sería esencial conducir este cambio civilizatorio, tal y como está haciendo China, que está protagonizando el liderazgo mundial a nivel económico, tecnológico e industrial gracias a una alta productividad.

Otro retraso importante en España, en su opinión, es en materia de infraestructura, por lo que ha abogado por una mayor inversión privada en este ámbito para contribuir a la riqueza y a la generación de empleo.

En el caso de Europa, Slim ha señalado que le cuesta trabajo hacer los cambios y que mientras se ven, por poner un ejemplo, empresas como Amazon en Estados Unidos o como Alibaba en China, no se ven iniciativas en Europa ni en España, donde hay grandes oportunidades.

En la XIX Edición del Foro Iberoamérica, que se celebró en Madrid y que ha reunido a más de un centenar de representantes de la economía, la política y la sociedad hispano-lusa, Slim ha explicado que la implantación de esta medida haría frente al desempleo, uno de los retos “más importantes” que tienen los sistemas financieros.

Slim ha indicado que la esperanza de vida de la ciudadanía alcanza los 90 y 95 años, por lo que el retraso de la jubilación supone otros “diez y quince años” de aportaciones económicas para que los Estados puedan financiar el sistema de pensiones.

En su opinión, la mayoría de los gobiernos “no tienen visión de largo plazo”, en un momento en el que hay que “conducir” los cambios que introduce la tecnología en los modelos económicos.

Para Slim la renta básica es “el camino” en el futuro, en tres vertientes, para estudiantes, para trabajadores sin empleo y para las personas mayores y discapacitados que no tienen un sueldo mínimo. De esta forma, según el magnate, aquellas personas con menos recursos podrían acceder a la educación de forma autosuficiente y los que no tienen trabajo podrían entrar a trabajar en empresas.

Preguntado por la posibilidad de que una renta básica “acomodase” a sus receptores, Slim resolvió la cuestión diciendo que si él contratase a 800 personas como aprendices a las que el Estado les pagase durante un año, después de este tiempo, aquellas que hiciesen bien su trabajo serían contratadas y con ello pasarían del paro al mercado laboral.

 

Educación tecnológica

 

El magnate mexicano considera que la educación pasa por la tecnología, “no hay otra forma”, dijo, así como que el nivel educativo de universidades como Harvard o el MIT estará en Internet, por lo que la gente podría aprender desde su casa a través de la red y después acudir a la universidad para examinarse y que ésta le dé una certificación por su conocimiento y no por su asistencia a clase. “Y por supuesto si soy bueno me querrán las empresas”, añadió.

Por otra parte, Slim también propuso una reconstrucción urbana de las grandes ciudades para crear barrios “que permitan a la gente estudiar, divertirse y hacer cualquier actividad, caminando”. “Es fundamental la reforma urbana para evitar los problemas de los automóviles”, dijo.

Por último, se centró en la pobreza como un “gran freno para el desarrollo” y agregó que “la mejor inversión es convertirla” con educación y empleo para quitar a las personas de la marginalidad e incluirlas en el desarrollo.

“Creo que va a ser brutal el cambio y lo que hay que hacer es conducirlo. No es un asunto de modelos sino de que los gobiernos tengan una visión de medio y largo plazo”, concluyó.

Por otra parte, el empresario mexicano ha insistido en la “necesidad” de implantar un modelo laboral en el que los trabajadores trabajen tres días por semana, en un momento en el que la era digital introduce nuevas ocupaciones relacionadas con las tecnologías de la información.

“Los americanos trabajan de 9 a 5, es decir, 40 horas semanales, si le quitamos el ‘coffee break’ y el tiempo que dedican a socializar, serían entre 30 y 32 horas, con eso la gente tendría muchas más calidad de vida y viviría más años”, propuso Slim, antes de advertir que con más tiempo y más dinero cambiarían los empleos, aumentaría el turismo y el cuidado de la salud.

“Tu pensión no es gratis”: Ricardo Salinas Pliego

 

Sobre el tema de las pensiones y jubilaciones, hace una semana el empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego, presidente y fundador de TV Azteca, generó polémica al publicar en su blog un texto en el que asegura que los trabajadores deberían ser los únicos en aportar para sus pensiones.

En la publicación “Tu pensión no es gratis“, el empresario mexicano refiere que el empleado y “sólo él tiene la obligación de ahorrar para aspirar a un futuro digno”.

“El patrón no tiene incentivo alguno para garantizarle una pensión digna, especialmente en este mundo con enorme movilidad laboral. Para el patrón, cualquier contribución a la pensión del trabajador es sólo un impuesto más. Es un gravamen extra a quienes creamos las fuentes de trabajo”, defiende Salinas Pliego.

Además, califica de “ignorantes” de la realidad económica a quienes creen que el Estado se hará cargo de las pensiones, pues “el Estado en realidad somos todos los que contribuimos a su existencia a través del pago de impuestos —que como su nombre lo indica, no son opcionales—”.

La opinión del empresario va en contra de la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha mencionado que en la nueva reforma de pensiones el patrón tendría que aumentar sus aportaciones para que los trabajadores se retiren antes y con una pensión “digna”.

Para el dueño de Grupo Salinas la única opción viable para reducir las comisiones de la administración de las pensiones es “que haya competencia en el manejo de los fondos y que el pensionado sea libre de cambiar la gestión de su patrimonio a donde más le convenga”.