Tras la derrota ante Tigres, los jugadores tuvieron un permiso para no entrenar los primeros dos días de la semana

Huber García

La plantilla del club Puebla de La Franja tomó un descanso luego de la goleada recibida ante los Tigres de Monterrey, como visitante, por un marcador escandaloso de 6-1. Su receso ha concluido y este miércoles volverán a los entrenamientos con miras al juego de la siguiente semana ante los Xolos de Tijuana. La derrota del fin de semana dejó a los poblanos fuera de la liguilla del futbol mexicano. Su rival en turno vive la misma situación al no conseguir la calificación para la “fiesta grande” del futbol mexicano. Campeonato que resultó de altibajos para los dirigidos por Enrique Meza, ya que fracasaron en su intento por regresar a una liguilla, situación que no ocurre desde el torneo Apertura 2015, cuando Puebla cayó frente al Toluca.

La misión será cerrar el torneo con una puntuación superior a las dos decenas, para mantener el colchón en su lucha por permanecer en Primera División, para lo que será el torneo Clausura 2019 y los campeonatos venideros. Tijuana también tuvo una campaña para el olvido y arribará con una racha de cuatro derrotas consecutivas, así como la de seis juegos sin conocer la victoria, resultados que derivaron la salida de Diego Cocca y el nombramiento de Franky Oviedo como entrenador interino.