Exclusivas Puebla
La poca empatía de Francisco Romero Serrano, titular de la Auditoría General del Estado, se ha hecho notar en los últimos días y no sólo eso, sino que gracias a su reciente indicación acerca de que el personal de la ASE volviera a trabajar, un elemento que labora al interior del organismo se ha contagiado de Covid-19

Cabe destacar que el pasado 13 de mayo, el propio Auditor ordenó el regreso (totalmente innecesario) del personal que labora al interior del organismo, rompiendo con las medidas de sanidad de la propia federación.

Sin importarle la seguridad y la salud del personal que labora dentro de la ASE, Francisco Romero ordenó la permanencia del programa de auditorías a entidades públicas
Ahora, su irresponsabilidad, egoísmo y capricho le ha cobrado factura, resultado un contagio de Coronavirus, tratándose de un elemento de seguridad, misma situación que informó el mismo organismo.

Como parte de las “medidas” que tomaron al interior de la ASE para regresar a laborar fue hacer las pruebas necesarias y fue como detectaron el caso del elemento de seguridad contagiado.

Ante el notable error de Francisco Romero, la suspensión de actividades dentro de la Auditoría Superior del Estado continuará, esperando que el Auditor superior ahora sí cumpla con las medidas sanitarias y evite exponer al personal nuevamente a más contagios.