Integrantes de Morena cerraron de manera simbólica el hotel en Paseo de san Francisco, tras asegurar que su dueño es el ex gobernador poblano

Carolyne Rodríguez

De manera simbólica, candidatos e integrantes de Morena clausuraron el Hotel City Express, pues afirmaron que los más de 138 que hay en México y el mundo son propiedad de Rafael Moreno Valle.

En ese sentido, el candidato a la diputación local por el Distrito 20, José Juan Espinosa, evidenció que, antes de que fuera gobernador, ya tenía 15, y ahora cuenta con 138 hoteles; así también, explicó que el imperio ha llegado a extenderse tanto que ya cotizan en la bolsa de valores.

“Esta empresa es una Sociedad Anónima Bursátil (SAB) que, desde 2012, cotiza en la bolsa mexicana de valores y, antes de que Moreno Valle tomara protesta como mandatario estatal, ni él ni su familia tenían ningún tipo de participación en esta empresa de servicios turísticos”, reveló.

Espinosa Torres explicó que, durante 6 años de gobierno, Moreno Valle se volvió accionista de la cadena de hoteles y, hasta 2014, no había más de 15 hoteles en la República Mexicana, mientras que, a día de hoy, en la capital se han abierto 3 hoteles nuevos.

Denunció que el ex gobernador usó recursos públicos, mediante la triangulación de los mismos, para participar como accionario en esta cadena hotelera, “no lo digo yo, pues en su 3de3 de 2018 reportó que sólo tenía 6 años de antigüedad, pues cuando entró como gobernador no tenía participación en la empresa, y cuando entra al cargo público aparece como accionista”.

También, indicó que los padres de Moreno Valle, en 2013, reportaron ser dueños de 8 empresas, cuando, antes del mandato de su hijo, sólo eran inversionistas.

“Esa es la corrupción de Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, este es el verdadero rostro de lo que hicieron, sabemos que ellos no lo darán a conocer”, evidenció.

Finalmente, señaló que, derivado de este enriquecimiento ilícito, se sumió en la pobreza a la entidad poblana y también achacó que la crisis de inseguridad se debió a que el dinero público se usó para sus negocios personales.