Empresario, exalcalde y exsenador, en 2016 Francisco Javier García Cabeza de Vaca se convirtió en el primer gobernador de oposición en Tamaulipas, aunque su carrera no ha estado libre de escándalos

Expansión Política 

El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, encara un proceso de desafuero solicitado por la Fiscalía General de la República (FGR), que busca llevarlo a juicio por posible delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y fraude fiscal equiparado.

La solicitud fue presentada ante la Cámara de Diputados. La ratificación se tiene prevista para este 25 de febrero. En tanto, el gobernador militante del PAN acusa “uso faccioso” de la justicia en pleno proceso electoral, y afirma que en ningún momento ha violado la ley.

García Cabeza de Vaca afirma que durante años ha sido objeto de “persecuciones políticas”. En este contexto, te contamos de su trayectoria, vínculos y otras acusaciones que ha enfrentado.

Los escándalos

Se le ha acusado de ser beneficiario de recursos provenientes del crimen organizado desde antes de ser alcalde de Reynosa. De hecho, en sus aspiraciones pasadas al gobierno del estado, ese tema fue un arma de ataque que imperó en las contiendas .

Uno de los primeros escándalos que cayeron sobre él fue la declaración de un testigo protegido llamado ‘Ángeles’, quien dijo ser el contacto entre el exgobernador priista Tomás Yarrington (actualmente preso en EU), el Cártel del Golfo y el equipo de campaña del panista.

‘Ángeles’ afirmó que, rumbo a las elecciones de 2016, Yarrington pidió al cártel apoyar con 500,000 dólares a García Cabeza de Vaca, luego de que este rompió relaciones con el candidato del PRI, Humberto Valdez.

A inicios de 2016, dos supuestos integrantes del cártel, ‘R2’ y ‘R3’, también relacionaron al panista. “Tengo conocimiento que mi jefe el ‘R2’ y/o el ‘Toñín’, quien es Marco Antonio Haro Rodríguez, le entrega dinero a un político, de nombre Francisco Javier Cabeza de Vaca”, fue una de las declaraciones dadas a conocer por el diario Reforma.

En ese proceso electoral, García Cabeza de Vaca entregó a Expansión documentos oficiales que refieren que no había registros suyos en la declaración del testigo protegido y no existía ninguna averiguación en su contra, ni de la PGR (hoy FGR) ni de la justicia de EU.

“Es falso de toda falsedad. Me acusan de dichos y de cosas, pero es totalmente incongruente. Yo soy el único político (tamaulipeco) que ha subido a tribuna (a pedir una estrategia integral de seguridad)”, dijo.

A la par, se dio a conocer que el entonces candidato tenía un antecedente en Texas, que data de 1986, por verse involucrado en un supuesto robo de armas. Sin embargo, según un documento del condado de Hidalgo, Texas, no hay registro penal suyo en EU.

Los supuestos sobornos

Una de las recientes acusaciones en su contra surgió en 2020 con la captura y extradición de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

En la denuncia de hechos que presentó en julio de 2020 ante la FGR, Lozoya implicó a políticos del PAN en supuestos sobornos en el Congreso para aprobar las reformas estructurales del entonces presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

En la lista de políticos acusados figura García Cabeza de Vaca, quien era senador cuando las reformas fueron aprobadas. También aparecen Ricardo Anaya, Ernesto Cordero, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis Lavalle, todos legisladores del PAN en esa época.

Los señalamientos que hoy hace la FGR contra el gobernador tienen su origen a finales de 2020, cuando la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó una denuncia en su contra por posible enriquecimiento ilícito por 46 millones de dólares.

La UIF afirma haber acreditado triangulaciones financieras mediante una empresa fantasma que reportó al gobernador ingresos por 2 millones de dólares.

García Cabeza de Vaca, cuyo mandato concluye en 2022, en agosto pidió a la FGR que le informara si existía alguna investigación en su contra, y dijo estar a disposición “de cualquier autoridad local o federal”.