Jesús Lemus

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, sentenció que el legislador sin partido, Héctor Alonso Granados, cae en un protagonismo tras el conato de bronca que orquestó para lidiarse a golpes con el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Poder Legislativo.
Dijo que no tenía motivos para orquestar escenarios de violencia durante este miércoles en la sesión del Poder Legislativo, donde se presentaría una reforma a la Ley del Agua, para establecer el consumo diario del vital líquido.
Destacó que la reforma que habla sobre el consumo del vital líquido, no definirá que pasará con el contrato que tiene la empresa Agua de Puebla para Todos, el cual fue otorgado en el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas.
“Esa discusión no determinada el fondo del tema. Estas acciones del agua potable fueron aprovechadas para un protagonismo exagerado de un diputado, fueron exacerbadas sus acciones en contra del presidente del Congreso del Estado de Puebla”.
Cabe recordar que Alonso Granados tiene un historial negro en su trayectoria como político, pues en la LVII Legislatura del Congreso y durante su último día, estuvo a punto de agarrarse a golpes con el ex legislador del PRD, Eric Cotoñeto Carmona.
Es la tercera vez que ocupa una curul en el Poder Legislativo y en este año, se ha caracterizado por comentarios misóginos en contra de las diputadas locales a quienes llama focas aplaudidoras, naranjeras y mojigatas.
Incluso se ha negado a tomar un curso de equidad de género, pese a que ha sido convocado por el mismo en varias ocasiones por la Conapred en los últimos días, a raíz de sus comentarios misóginos.