Infobae.

El pasado viernes en Francia las librerías se sumaron a la lista de comercios considerados esenciales, por lo que podrán permanecer abiertas en caso de confinamiento por coronavirus, según un decreto publicado en el Diario Oficial.

Mientras las ciudades de Niza (sureste) y Dunkerque (norte) se disponen a pasar un primer fin de semana confinadas por el deterioro de la situación epidemiológica, las librerías podrán abrir entre 06:00 y 18:00 horas, precisa el decreto.

Durante el confinamiento nacional en noviembre, los libreros podían vender únicamente las obras que los clientes habían reservado a distancia y que se acercaban a recoger a la puerta del comercio.

Pero estas tiendas no podían recibir clientes en su interior, ya que no estaban consideradas como esenciales, una medida criticada por libreros, escritores y editores.

La ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, se felicitó de la decisión del gobierno y defendió en declaraciones a la AFP que “las librerías son comercios esenciales, (algo que) nunca se cuestionó”.