Economía Hoy

 La calificadora Fitch emitió una baja en las calificaciones predeterminadas de emisoras en moneda local y extranjera a largo plazo de Petróleos Mexicanos (PEMEX) de BBB+ a BBB-, la cual es la nota más baja posible dentro del grado de inversión. También bajó la calificación de largo plazo de la empresa productiva del Estado Petroleos Mexixcanos (Pemex) de a ‘AA (mex)’ de ‘AAA (mex)’. Fitch destacó que la baja en las calificaciones de Pemex refleja el deterioro continuo del perfil crediticio individual de la petrolera mexicana, como resultado de una generación negativa junto con una subinversión en exploración y producción. La calificadora refirió que el deterioro del perfil crediticio de Pemex la ha llevado a bajar su evaluación sobre el incentivo por parte del gobierno mexicano para apoyar a la compañía lo que resultó en una calificación internacional menor en dos niveles a la del soberano. En opinión de Fitch, la medida recientemente anunciada por el gobierno mexicano para apoyar a Pemex no es suficiente para contrarrestar el reciente deterioro en el perfil crediticio individual de la compañía.

 Fitch continúa evaluando la fuerza de la propiedad y control del gobierno hacia la compañía como muy fuerte y el historial de soporte como moderado. La valoración mencionada resulta de la extracción de cantidades importantes de fondos de Pemex por parte del gobierno, lo que restringe la evaluación de soporte de Fitch. Durante los últimos dos meses el gobierno mexicano anunció una inyección de capital por 25,000 millones de pesos, así como una reducción en las transferencias al gobierno por 11,000 millones de pesos en 2019 y que se espera que crezca a 66,000 millones para 2024. Fitch proyecta que la compañía reporte un flujo negativo de entre 3,000 millones de dólares y 4,000 millones de dólares para 2018 y 2019. Este déficit en flujo de efectivo está subestimado y sería significativamente mayor de entre 12,000 millones de dólares y 17,000 millones de dólares por año, incluye aproximadamente entre 9,000 millones de dólares y 14,000 millones de dólares anuales de inversión adicional, que es el monto que Fitch considera que se debería de invertir para reponer reservas.