SinEmbargo / Reuters

 

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Banxico), aseguró que el estímulo económico de 1.9 billones de dólares que se aprobó en el Congreso de Estados Unidos “elevará la economía y creará desafíos de mercado”. En una entrevista con la agencia Reuters expresó que el plan firmado por el presidente Joe Biden ayudará a impulsar la economía, sobre todo en el marco de las exportaciones.

Pese a lo positivo del plan, el Gobernador del banco central mexicano reconoció que generará desafíos en los mercados financieros de las economías emergentes.

Díaz de León recordó a los periodistas Anthony Esposito y Abraham González que la economía del país está “íntimamente ligada a Estados Unidos”, al ser su principal socio comercial.

Durante la pandemia de la COVID-19 y la crisis económica que esta profundizó, los bancos centrales vieron presiones al alza sobre las tasas de interés, especialmente en las economías emergentes lo que dejó efectos en el tipo de cambio, explicó el economista.

Hasta ahora, el optimismo que dejó el paquete de recuperación elevó la rentabilidad de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años. El viernes subió hasta un pico del 1.64 por ciento no visto en más de doce meses, que luego se moderó. Reuters destacó que desde inicios de marzo el tipo de cambio se depreció hasta los 21.5090 por dólar, lo que significó su nivel más débil desde octubre de 2020. Sin embargo, los rendimientos mexicanos a 10 años crecieron hasta 6.41 por ciento, su mayor nivel desde mayo de ese mismo año.

La relación entre el Banxico y el banco central estadounidense, la Reserva Federal (Fed), ayudó a que la economía mexicana mantuviera la liquidez durante la pandemia. El 19 de marzo de 2020 ambas instituciones dieron a conocer el establecimiento de un mecanismo “swap” por hasta 60 mil millones de dólares.

Díaz de León aseguró que al momento el Banxico ha reducido gradualmente el uso de la línea en la medida en que la demanda los recursos por parte de las instituciones crediticias también ha disminuido.

Estímulo a la economía de EE.UU. beneficiará a largo plazo

 

El estímulo económico de US$ 1,9 billones que firmó el presidente Joe Biden es tan grande que los economistas están planteando sus pronósticos de crecimiento no sólo para este año, sino también para el próximo.

Goldman Sachs predice que la economía de EE.UU. se recuperará fuertemente de la pandemia. En ese sentido, la compañía prevé que el PIB registre un crecimiento similar al de China, de 7%, en 2021. Ese sería el ritmo más rápido de recuperación de Estados Unidos desde 1984, cuando Ronald Reagan era el presidente.

Durante el fin de semana, Goldman Sachs también elevó su pronóstico de crecimiento para 2022 a 5,1%, citando el Plan de Rescate de EE.UU., que es más grande de lo que se esperaba. Esa predicción está por encima de la de 4,5%, que había establecido el banco previamente. También, es muy superior al consenso del 3.8%.

Si estos pronósticos optimistas aciertan, implicará un panorama de empleos más alentador para los estadounidenses. Goldman Sachs mejoró su perspectiva para mercado laboral. En ese sentido, anticipó que la tasa de desempleo caerá del nivel actual de 6,2% a solo el 4% para finales de este año. Además, se proyecta que la tasa de desempleo siga disminuyendo y alcance el 3,5%, un mínimo de 50 años, para finales de 2022.

En conjunto, los pronósticos optimistas subrayan el profundo impacto del estímulo masivo aprobado por el Congreso y la Casa Blanca. Lo más sorprendente es que Biden, con apenas una estrecha mayoría en el Senado y la Cámara, obtuvo casi todo lo que quería.

«El proyecto de ley final se acercó más a la propuesta original de Biden de lo que esperábamos», escribieron economistas de Goldman Sachs en un informe.

Previamente, el banco de Wall Street calculó que el Congreso aprobaría un paquete de estímulo menor de aproximadamente US$ 1.5 billones en total. Además, antes de que los demócratas ganaran las elecciones al Senado de Georgia, Goldman Sachs proyectó sólo US$750.000 millones de estímulo fiscal.

El Plan de Rescate de EE.UU. incluye cheques de estímulo de US$1.400, además de subsidios mejorados por desempleo. También US$ 350.000 millones en ayuda estatal y local y mayores beneficios fiscales por hijos. Ahora bien, los esfuerzos de Biden por incluir un salario mínimo federal de US$ 15 no tuvieron éxito.

 

Más allá del paquete de estímulo: «Primavera en EE.UU.»

 

Más allá del paquete de estímulo, los economistas están más optimistas sobre la economía debido a los avances para derrotar la pandemia.

La distribución de vacunas se ha acelerado desde principios de año. Además, muchos gobernadores se han sentido lo suficientemente confiados como para aliviar las restricciones de salud que han afectado restaurantes, cines y lugares de entretenimiento. La actividad de las aerolíneas de EE.UU. también ha ganado impulso. Justamente, más personas viajaron en avión durante los últimos cuatro días que en cualquier otro período de cuatro días desde el comienzo de la pandemia.

«El presidente Reagan dijo, en una frase muy famosa, que era un ‘nuevo mañana en Estados Unidos’. Y no podemos evitar sentir que ahora es una primavera en Estados Unidos», escribieron estrategas de Raymond James en una nota este lunes. «Se siente como si estuviéramos a punto de salir de un largo y oscuro invierno de covid-19», añadieron.

Simultáneamente, hay señales de que Washington no se apresurará a retirar parte de su apoyo a la economía.

Goldman Sachs ahora espera un mayor apoyo fiscal que vaya más allá de 2021. Específicamente, el banco ahora asume que el Congreso extenderá el beneficio fiscal por hijo después de que expire a finales de este año. También que continuará proporcionando elegibilidad ampliada para el seguro de desempleo y duración de los beneficios hasta 2022.

Rebote de contratación en las escuelas

 

Y hay otra razón para el optimismo. El tío Sam está rescatando a los gobiernos estatales y locales. Lo que, a su vez, debería ayudar a reparar la reducción de las nóminas municipales.

Los gobiernos estatales y locales eliminaron la asombrosa cantidad de 1,3 millones de empleos en 2020. Una cifra que superó las pérdidas durante la Gran Recesión. A eso se suma que pocos de esos empleos se han restaurado, según Goldman Sachs. La gran mayoría de esos empleos perdidos están vinculados a escuelas cerradas.

Pero Washington aprendió una dura lección durante la última década, cuando los gobiernos locales y estatales perjudicados tardaron muchos años en recuperarse de la Gran Recesión. La contratación del gobierno siguió siendo débil y eso pesó sobre la recuperación en general.

En contraste, durante el año pasado Washington aprobó la asombrosa cantidad de US$ 800.000 millones en fondos de ayuda y educación para los gobiernos estatales y locales. Es por eso que Goldman Sachs espera que al menos dos tercios de los empleos estatales y locales que se perdieron durante la pandemia regresen cuando las escuelas abran en septiembre. Lo que aumentará las nóminas en 900.000 empleos para fines de este tercer trimestre.

 

Temores por la inflación

 

Todo este gasto de Washington ha despertado preocupación en Wall Street con respecto a que la era de inflación suave y tasas de interés bajísimas podría acabar pronto. Los rendimientos de los bonos del Tesoro se han disparado en las últimas semanas debido a los temores inflacionarios. Además, nuevos aumentos podrían hacer que las acciones parezcan menos atractivas en comparación con los aburridos bonos.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, buscará tranquilizar a los inversores esta semana con respecto a que el banco central de EE.UU. no tiene prisa por poner terminar sus compras de bonos. Y mucho menos por subir las tasas de interés. Powell no quiere que se repita el caso de 2013, cuando los inversores se asustaron porque la Reserva Federal dijo que reduciría lentamente sus compras de bonos.

«Con el tiempo, el mercado de bonos tiene que adaptarse a una nueva realidad de una economía recuperada y bien puede tener una rabieta al hacerlo», escribió David Kelly, estratega global en jefe de JPMorgan Funds, en una nota a los clientes este lunes.

Sin embargo, Kelly cree que Powell y la Reserva Federal deberían simplemente preparar a los inversores para tasas más altas en el futuro.

«Como padre, es mejor mantenerse firme y soportar las rabietas de un niño de 4 años», dijo, «en lugar de ceder siempre. Y luego enfrentar las rabietas más destructivas de un adolescente».

 

Biden firma el paquete de estímulo de covid-19 de US$ 1,9 billones

 

El presidente Joe Biden promulgó su amplio paquete de ayuda económica para el covid-19 de US$ 1,9 billones el jueves por la tarde, dijo la Casa Blanca. Originalmente se esperaba que lo firmara el viernes.

El miércoles, el Congreso aprobó el paquete de ayuda, que ha sido la primera y más urgente prioridad legislativa de Biden desde que asumió el cargo en enero.

El secretario general de la Presidencia, Ron Klain, dijo que el proyecto de ley llegó a la Casa Blanca el miércoles por la noche, «por lo que @POTUS lo firmará hoy, queremos avanzar lo más rápido posible».

Klain agregó: «¡Realizaremos nuestra celebración de la firma el viernes, como estaba planeado, con los líderes del Congreso!».

«Debido a que el Congreso inscribió el proyecto de ley más rápido de lo que anticipamos, el presidente firmará hoy el Plan de Rescate Americano en una hora. @VP se unirá a él en el óvalo. Y mañana realizarán un evento de firma aquí @WhiteHouse», dijo White. La secretaria de Prensa de la Cámara de Representantes, Jen Psaki, dijo en un tuit.

El presidente Biden dijo que el paquete de ayuda de covid-19 que firmó hace unos momentos era crucial para «reconstruir la columna vertebral de este país».

«En las semanas que este proyecto de ley ha sido discutido y debatido, está claro que un porcentaje abrumador del pueblo estadounidense, demócratas, independientes, nuestros amigos republicanos, han dejado en claro que apoyan firmemente el plan de rescate estadounidense.