La alcaldesa de Puebla declaró que, aunque la Ssptm trabaja para frenar dicho delito, la erradicación del mismo le compete al Gobierno Federal

Dulce Gómez

Claudia Rivera Vivanco, presidenta municipal de Puebla, informó que en la junta auxiliar de San Jerónimo Caleras existen indicios de venta de combustible robado, precisó que fue el propio alcalde subalterno, Eduardo Steffanoni Verdín, quien le notificó sobre la presencia de este delito en dicha junta auxiliar. En entrevista, la alcaldesa relató que en días pasados asistió a la junta auxiliar, ubicada al norte de la ciudad, y Steffanoni Verdín le comentó sobre la comercialización de huachicol. Por ello, Claudia Rivera pidió a la población denunciar y no comprar hidrocarburo extraído de manera ilegal de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex). La edil comentó que es lamentable que la venta de combustible robado se pretenda expandir al centro de la ciudad, no obstante, aseguró que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (Ssptm) trabajarán para frenar el delito, aunque precisó que la erradicación del huachicol es competencia del Gobierno Federal.

Reiteró que es necesario “poner un alto” a este delito, e incluso, recalcó que el Ayuntamiento de Puebla trabaja en colaboración con el Gobierno del Estado y con la Federación para erradicar este problema. Asimismo, adelantó que en breve, enviará un escrito a Pemex, a fin de que se le dé seguimiento y revisión a los ductos de la paraestatal que atraviesan por Puebla capital. “Siguen siendo delitos del Fuero Federal, sin embargo, aunque la Policía Municipal se ha involucrado y corre riesgo, no lo dejaremos de hacer, pero sí necesitamos el acompañamiento de la Policía Estatal, de la Policía Federal, y próximamente haremos llegar un escrito a Pemex, para que se lleve a cabo la revisión de todos esos ductos y el acompañamiento”, añadió. Rivera Vivanco insistió en que es necesario que la población denuncie la presencia de tomas clandestinas o puntos de venta, además, exhortó a captar evidencias a través de los dispositivos celulares, ya que de lo contrario, las investigaciones “se caen”.