EFE

Los taxis robots, bautizados como “robotaxi”, serán muy pronto una realidad tras las avanzadas pruebas hechas con vehículos autónomos, anunció este miércoles en Las Vegas la empresa Mobileye. “El vehículo autónomo analiza la situación y ve no solo la llegada de otro automóvil sino también su velocidad” La fase de prueba del proyecto se hará este año en tres ciudades, París, Tel Aviv (Israel) y Daegu City (Corea del Sur), explicó Ammon Shashua, director general de Mobileye durante la mayor feria de electrónica de consumo del mundo, CES 2020, en Las Vegas (Nevada). Mobileye, una empresa subsidiaria de Intel, desarrolla tecnología avanzada de detección y procesamiento de imágenes para la industria automotriz con sistemas avanzados de asistencia a la conducción basados en la visión que evitan accidentes. Shashua estimó que los taxis autónomos sin conductor pueden ser operativos en 2025 y en la mayoría de los casos se tratará de vehículos eléctricos que contaminarán menos además de reducir los riesgos de accidentes.

La tecnología de Mobileye para el auto autónomo se basa en una docena de cámaras computarizadas que recopilan la información constante de todo lo que rodea al vehículo y que superan al ser humano al volante. Solo se ha detectado un error de conducción no grave durante las pruebas acumuladas de 10 millones de horas de conducción, lo que equivale a manejar 2 horas diarias durante 10 años. La cantidad ingente de data que producen las cámaras crea un entorno instantáneo en 3D. “Si un automóvil aparcado abre la puerta el sistema lo detecta instantáneamente, antes que el ojo humano”, afirmó Shashua. La tecnología de movilidad inteligente de esta compañía tiene aplicaciones mucho más allá del vehículo autónomo como el mapeo de las carreteras y de las zonas por las que se desplaza, además del análisis de su estado. La seguridad es la mayor preocupación en el desarrollo de los vehículos autónomos y, según Ammon Shashua, “el ser humano puede vivir con supuestos y presunciones pero una máquina no y por ello el sistema de conducción autónomo siempre asume en caso de duda el peor escenario y reacciona con la máxima prudencia”.