Continúan las adhesiones

En pleno conversatorio con los candidatos a la alcaldía de Puebla en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana, se dio la adhesión de Ernestina García, abanderada del Partido Nueva Alianza, a la candidatura de quien, se vislumbra, será el próximo presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez. Además del excelente desempeño que tuvo el ex edil frente a sus oponentes, Guillermo Deloya y Claudia Rivera, cabe señalar la conexión que tuvo con los estudiantes de dicha universidad, que no escatimaron en sus muestras de afecto hacia su proyecto.

Tan es así, que, a la salida de la universidad, Memo tuvo que emular a Peña Nieto y salir por la puerta lateral, hecho que sólo reflejó lo que en este espacio hemos repetido frecuentemente: Deloya carece de empatía, forma y fondo. Lo cobijaron pobremente sus lacayos Urbano, Pedro Quiroz y unos cuantos desconocidos, integrantes de su planilla de regidores. A este ritmo, es cuestión de días para que Gonzalo Juárez, líder charro del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Puebla y candidato de Compromiso Por Puebla, termine declinando por Lalo. Víctor Gabriel Chedraui sirve para arrebatarle votos priistas a Deloya -de los menos de 100 mil que obtendrá- y conservar su registro; mientras que Paola Migoya observa el juego a lo lejos. Amozoc, tierra de nadie Muy similar al caso de San Martín Texmelucan, Amozoc se ha convertido en un polvorín que amenaza seriamente la estabilidad de la entidad. Tony Gali debería proceder, como lo hizo en San Martín, a retirarle la fuerza pública al alcalde, toda vez que ha sido rebasado. La participación de las fuerzas policiales estatales, en conjunto con la Marina y el Ejército, deben ser prioridad para esclarecer los 6 asesinatos de elementos de la Policía Municipal. Intentar tapar el Sol con un dedo no es la vía, y mucho menos con un proceso electoral tan cerrado en dicho municipio. De no hacer nada, Morena o el PRI podrían capitalizar dichas omisiones.