Masazo Nonaka aseguró que los dulces y las aguas termales de su familia contribuyeron a su impresionante longevidad

Huffignton Post

 Masazo Nonaka murió pacíficamente por causas naturales en las aguas termales de su familia en Ashoro, Japón el domingo por la mañana, dijo su nieta a los medios locales. Su muerte se produjo menos de un año después de que fuera certificado por Guinness World Records en abril de 2018 como el hombre vivo más antiguo del mundo. Este honor siguió a la muerte del anterior poseedor del récord en España en enero. “Nos sentimos impactados por la pérdida de esta gran figura”, dijo la nieta de Nonaka, Yuko, a Kyodo News. “Ayer estaba como siempre y falleció sin causar ningún problema a nuestra familia”. Masazo Nonaka, en abril, comiendo pastel tras haber sido reconocido por Guinness World Records como el hombre más longevo del mundo en 2018. Nonaka nació el 25 de julio de 1905, y en su juventud trabajó como granjero y leñador, antes de dirigir la posada de aguas termales de su familia, según informes anteriores.

 Al final, sobrevivió a su esposa, siete de sus hermanos y tres de sus cinco hijos, informó The Associated Press. Dio crédito a los dulces y a las aguas termales por su impresionante longevidad, aunque Yuko, quien ahora dirige la posada de la familia, dijo que era más probable que viviera sin estrés. Si él no quería algo, les dijo a los oficiales de Guinness World Records el año pasado, se aseguraba de que todos lo supieran. La persona viva más antigua del mundo también es japonesa. Kane Tanaka es una mujer de 116 años que vive en la isla de Kyushu, en el sur de Japón, según la AP. El hombre más viejo fue Jiroemon Kimura, también de Japón, que vivió 116 años y 54 días, según Guinness World Records. Jeanne Louise Calment, de Francia, vivió 122 años y 164 días. Al igual que Nonaka, Calment era conocida por tener un gusto por la comida dulce, aunque también fumaba cigarrillos hasta la edad de 117 años, según el sitio web de registros.