Redacción

Eduardo Barojas actualmente es precandidato de Morena a diputado local con cabecera en Ciudad Serdán; sin embargo, su hambre de poder lo han llevado a lucrar con programas sociales, jactándose de sus excelentes relaciones con dirigentes del Movimiento.

Incluso, ha asegurado que puede gestionar programas sociales desde la Secretaría de Bienestar a nivel nacional, todo esto, bajo la premisa de contar con el respaldo de, entre otros personajes, la diputada federal por Ciudad Serdán, Julieta Vences; el secretario del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Carlos Evangelista; además del ahora destituido Edgar Garmendia, quien fungía como dirigente estatal de Morena, mismo que fue señalado por vender candidaturas en Puebla.

Las ganas de obtener la diputación local lo han llevado a usar el cinismo como medio para convencer a todos que es el mejor perfil, empero, con la corrupción como una de sus banderas, ha prometido programas sociales a base del mismo dinero del erario público, mismos que -asegura- son de carácter tanto federal como estatal.

Entre los programas sociales que se jacta de anunciar están la entrega de calentadores solares, tinacos de agua, pintura, láminas, entre otras.

Por si no fuera suficiente, dichos anuncios con bombo y tarola son fuertemente difundidos entre sus operadores, para lo cual contrató a una productora que le ayudaría con la producción y difusión de estos supuestos apoyos que puede conseguir.

¿Con qué cara verá a los ojos a sus líderes y a la Comisión Nacional de Candidaturas?