El presidente norteamericano sugirió a la República Islámica no volver a amenazar a Washington, en el marco de las recientes tensiones en el Golfo Pérsico

Infobae

En medio de la creciente tensión en el Golfo Pérsico, Donald Trump lanzó este domingo una dura advertencia al régimen de Irán, sugiriendo que será destruido si ataca los intereses de Estados Unidos. “Si Irán quiere pelear, ese será el fin oficial de Irán. Que nunca vuelva a amenazar a Estados Unidos”, escribió el presidente de Estados Unidos a través de su cuenta de Twitter. Trump reforzó, de esa manera, su postura respecto a la amenaza que representa Irán a los intereses de Estados Unidos en la región. La semana pasada el mandatario sostuvo que la República Islámica cometerá “un gran error” si hace “cualquier cosa”: “Sufrirán mucho. Ellos saben a qué me refiero”. Sin embargo, el jefe de Estado aclaró en más de una oportunidad que no está buscando un conflicto con Teherán.

 “Quiero que sean fuertes y grandes, que tengan una gran economía (…) Podemos hacer un acuerdo justo”, indicó a la prensa la semana pasada en la Casa Blanca. Estados Unidos ha reforzado su presencia militar en el Golfo Pérsico en las últimas dos semanas para aumentar la presión sobre el régimen de Teherán, a quien acusa de preparar ataques contra sus intereses en la región. El gobierno estadounidense envió portaviones y bombarderos B-52, supuestamente en respuesta a fotografías que mostraban que Irán había cargado misiles en pequeñas embarcaciones. Además, retiró a su personal diplomático no imprescindible de Irak, citando amenazas de grupos armados iraquíes respaldados por Irán. Pese a la escalada, Donald Trump intentó generar una instancia de diálogo el jueves, que Teherán rechazó. “Lo que me gustaría ver con Irán es que me llamaran”, dijo el presidente norteamericano, la semana pasada, destacando que lo que su gobierno no quiere es que la República Islámica se dote de armas nucleares. La fuerte advertencia de Washington de este domingo se produjo minutos después de que un cohete cayera en la Zona Verde de Bagdad, en Irak, cerca de la embajada norteamericana.

Un proyectil de tipo katyusha cayó sin causar daños en esa zona, donde se ubican los principales edificios del gobierno iraquí y las embajadas, entre ellas, la de Estados Unidos. El Ministerio de Defensa iraquí indicó en un comunicado divulgado por la televisión estatal que el proyectil fue disparado desde la zona de Al Ghadir.