Con los votos en contra del PRI y del PAN, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el proyecto por el que se propone la creación de la Ley Federal para la Regulación del Cannabis

Expansión Política 

A tres horas de iniciada la sesión de este miércoles, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general el dictamen que abre puerta al consumo lúdico de marihuana en México.

Con 316 votos a favor, 129 en contra y 23 abstenciones, el pleno de la Cámara aprobó los artículos no reservados de este dictamen que contempla crear una Ley Federal para la Regulación del Cannabis y reformas a varios puntos de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal.

En la discusión en lo general, los grupos parlamentarios del PAN y del PRI se pronunciaron en contra. Ahora, los diputados presentan reservas para la votación en lo particular.

Si el pleno de la Cámara lo avala, será enviado al Ejecutivo federal para que promulgue el decreto y los cambios empiecen a entrar en vigor. Pero si se aceptan las reservas, el documento será regresado a los senadores.

De esta manera, se despenaliza el consumo de marihuana con fines lúdicos entre personas mayores de edad, para quienes se prevé permitir que puedan portar hasta 28 gramos de esta droga para uso personal y tener hasta cuatro plantas.

Este aspecto fue el más criticado por legisladores de la oposición y de algunos aliados de Morena, que consideraron que portar hasta 28 gramos de marihuana puede ser nocivo para la salud y generar adicciones.

El proyecto fue aprobado en comisiones el pasado lunes y, a decir de organizaciones civiles y algunos legisladores, es aún más restrictivo y excluyente que el dictamen que les envió el Senado de la República desde noviembre de 2020.

Una de las modificaciones que se hicieron al dictamen es dar facultades a la Comisión Nacional de Adicciones (Conadic) para que sea el órgano regulador de la cadena productiva y de consumo, lo que deja fuera la creación del Instituto Mexicano del Cannabis.

La discusión en la Cámara

Antes de la discusión en el pleno, el grupo parlamentario del PRI subió a tribuna para pedir una moción suspensiva del dictamen, pero esta fue rechazada por la mayoría en la Cámara.

La discusión inició con la postura de la diputada independiente Lucía Riojas, que criticó que esta reforma es insuficiente para que se deje de perseguir a personas consumidoras. “Con esto se busca convertir el consumo en un negocio y no en un derecho”, expresó.

En tanto, la diputada Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, señaló que aunque su grupo parlamentario votaría a favor del dictamen, haría reservas porque, dijo “vamos mal y vamos tarde”.

Tagle expuso que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que ordenó legislar en materia del uso lúdico de la marihuana desde 2019, dijo que no podía haber una regulación excesiva que violara los derechos de las personas usuarias, y por tanto, refirió, todas las personas tienen derecho a consumir lo que les plazca siempre que no afecten a terceros. “Pero el Senado sobrerreguló”.

La diputada del PRD, Verónica Juárez Piña, también se pronunció a favor del dictamen. Aunque reconoció que este deja muchos vacíos, señaló que contribuye a regular verdaderamente el consumo personal con fines lúdicos y a eliminar la criminalización en el uso de las drogas.

“Nuestra capacidad regulatoria es débil y poco eficaz. Es por ello que, en este caso, debemos avanzar en la despenalización y no establecer mecanismos regulatorios que, por complicados que sean, resultarán inútiles”, dijo en Verónica Juárez en su intervención.

Por parte del PAN, la diputada Laura Rojas consideró que esta reforma es una “mala regulación” y no aborda una perspectiva integral sobre la producción y comercialización. Su compañero de partido, Marco Antonio Adame acusó a la Suprema Corte de violar el principio de interdependencia de los derechos humanos.

La diputada Laura Barrera (PRI) consideró que el Congreso se apresuró en la discusión y aprobación de la cannabis lúdica, pues dijo que la prioridad debe ser la emergencia sanitaria por COVID-19. Del mismo grupo parlamentario, Cynthia Iliana López Castro dijo, con 28 cigarros en la mano, que la marihuana no es una droga inofensiva.

“Cuando se come marihuana, al pasar por el hígado se potencializa (el efecto), con tres mordidas a un panqué de chocolate con 550 miligramos de marihuana, una persona podría estar en un viaje durante cuatro días, ¿eso es lo que quieren?”, declaró en tribuna López Castro.

Armando Hernández, diputado del PES, aliado de Morena en la Cámara, se pronunció en contra del dictamen puesto que, manifestó, antes se debe reforzar al sistema de salud.