El planeta, que es el más grande de los tres, se encuentra en el sistema Kepler-47 a 3.340 años luz de la Tierra

Muy Interesante

 Años después de que se descubrieran dos planetas orbitando una estrella binaria en el sistema Kepler 47, los astrónomos han encontrado una nueva rareza de este sistema: un tercer planeta, que además, es el más grande de todos. Como el planeta Tatooine de Star Wars, con dos soles, uno brillante y otro oscuro y rojo, se elevan también dos estrellas sobre el horizonte del nuevo planeta Kepler 47d. Pero, a diferencia de Tatooine que es seco y arenoso, la superficie de este planeta es gaseosa y su temperatura es de aproximadamente 10° C . El sistema también cuenta con dos planetas más pequeños: uno más cercano al doble sol, y otro más alejado. Ambos carecen de una superficie sólida. El planeta recién descubierto se encuentra justo en medio de los otros dos, lo que hace que un sistema que ya es digno de mención sea aún más único y extraordinario, pues es el único sistema circumbinario de múltiples planetas conocido. El sistema comptacto de Kepler 47 tiene poco en común con nuestro sistema solar, por lo que los astrónomos están ansiosos por aprender todo lo que puedan sobre él.

 ¡NUEVO PLANETA!

 Los astrónomos vieron por primera vez a Kepler 47d en 2012 con el telescopio espacial Kepler de la NASA, pero los datos no fueron concluyentes. La observación de un tránsito, cuando un planeta pasa frente a su estrella, causando una caída en la luz, requiere también de suerte. Los planetas deben estar perfectamente alineados con su estrella y un observador de la Tierra. Y lo cierto es que existen algunos grados de inclinación, por lo que el ángulo de los planos orbitales cambia con el tiempo. La primera vez que Kepler 47d cruzó su estrella, según los registros, fue suficiente como para hacer sospechar a los astrónomos, pero no lo suficiente como para ser concluyente. Pero a medida que la misión de Kepler continuó, las órbitas se alinearon más hasta que la señal del planeta medio fue inequívoca. Ahora el hallazgo ha sido publicado en la revista The Astronomical Journal. Este cambio en la órbita del planeta no afectaría sus estaciones: la Tierra también está constantemente en proceso de la misma manera durante largos períodos, con relativamente poco impacto en el planeta o la vida. Dicho esto, las estaciones y los rangos de temperatura en estos tres planetas extraños son un rompecabezas desafiante e intrigante. Mientras Kepler 47c es probablemente un planeta gaseoso sin superficie sólida, puede tener lunas que podrían albergar vida. Para complicar aún más las cosas, los astrónomos no creen que ninguno de los planetas se haya formado en sus órbitas actuales. En su lugar, cada uno se habría formado lejos de sus estrellas y luego habrían migrado hacia el interior.